Rescate de víctimas entre los escombros de la zona de Gaza que este sábado bombardeó Israel.

Rescate de víctimas entre los escombros de la zona de Gaza que este sábado bombardeó Israel. Reuters

Oriente Próximo

La ONU insta a un "alto al fuego" mientras Israel defiende sus acciones y culpa a Hamás

La mayoría de las potencias del Consejo General de la ONU han reclamado el fin inmediato de las hostilidades, aunque no han alcanzado una postura común.

16 mayo, 2021 21:31

Noticias relacionadas

La ONU ha pedido este domingo el cese de la violencia en la Franja de Gaza, aunque los miembros del Consejo de Seguridad no han logrado llegar una resolución conjunta. En esta reunión convocada de urgencia, Israel ha defendido su campaña de bombardeos y ha acusado a Hamás de ser el responsable de las muertes. Por su parte, el ministro palestino de Exteriores, Riyad al Malki, ha demandado a la comunidad internacional que tome medidas para detener esta "agresión" y para acabar con el "apartheid" creado por las autoridades israelíes.

La reunión de este domingo del Consejo de Seguridad ha sido convocada de urgencia ante la escalada de violencia vivida durante la última semana en el territorio y es la tercera que el máximo órgano de decisión de la ONU celebra desde el estallido de la violencia en Oriente Medio. En ella la mayoría de las potencias han reclamado el fin inmediato de las hostilidades.

Minutos antes del encuentro, el secretario general de la Organización, António Guterres, se pronunció para pedir a israelíes y palestinos que detengan de forma inmediata los combates y vuelvan a la mesa de negociaciones para lograr una solución sostenible al conflicto de Oriente Próximo.



"La lucha debe terminar. Debe detenerse de inmediato. Los cohetes y morteros por un lado y los bombardeos aéreos y de artillería por el otro deben cesar", ha solicitado en la apertura de la reunión.

El secretario general ha advertido de que los combates pueden arrastrar a "israelíes y palestinos a una espiral de violencia con consecuencias devastadoras para las dos comunidades y para toda la región".

Esos llamamientos a detener la violencia fueron la tónica general en las intervenciones de los miembros del Consejo de Seguridad, que en los últimos días han estado discutiendo una posible declaración en respuesta a la escalada de la tensión, pero por ahora no han logrado ponerse de acuerdo.

Según fuentes diplomáticas, EEUU ha frenado textos propuestos por otros países, defendiendo que serían contraproducentes y que es mejor dar algo más de tiempo a la diplomacia.



En ese sentido, China ha señalado públicamente a Washington, apuntando que "únicamente la obstrucción de un país" es la que ha impedido que el Consejo de Seguridad hable "con una voz" sobre la situación en Oriente Medio.



"Llamamos a Estados Unidos a asumir sus debidas responsabilidades, tomar una posición justa y, junto a la mayoría de la comunidad internacional, apoyar al Consejo de Seguridad para mejorar la situación, reconstruir la confianza y avanzar una solución política", señaló el ministro chino de Exteriores, Wang Yi.



China, que este mes preside el Consejo, ha anunciado al finalizar la reunión que va a volver a plantear una declaración común junto a Noruega y Túnez y confía en que en esta ocasión pueda salir adelante.

EEUU ofrece mediar

Por su parte, Estados Unidos ha defendido que es “hora de acabar con el ciclo de violencia” en Oriente Medio y volvió a ofrecer su mediación para buscar un posible alto al fuego entre israelíes y palestinos, una medida que a diferencia de la ONU y otros países no exigió de forma inmediata.



“Estados Unidos ha dejado claro que estamos preparados para ofrecer nuestro apoyo y buenos oficios en caso de que las partes busquen un alto al fuego”, según ha señalado la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Linda Thomas-Greenfield, ante el Consejo de Seguridad.



Washington, que en los últimos días ha dejado claro su apoyo a Israel, ha insistido en que Hamás y otros grupos palestinos deben “detener inmediatamente los ataques con cohetes y otras provocaciones”.



Thomas-Greenfield, no ha hecho mención directa a los bombardeos israelíes sobre la Franja, aunque se ha mostrado preocupada por las muertes de civiles y la violencia que ha afectado a periodistas y ha urgido “a todas las partes” a respetar la ley humanitaria internacional.

La reunión ha tenido lugar después de que Israel incrementara este sábado su ofensiva en Gaza, con bombardeos que dejaron decenas de muertos y miles de heridos. Tanto, que Egipto decidió abrir el paso de Rafah, que conecta la Franja de Gaza con el Sinaí egipcio, de manera "excepcional" para trasladar a los palestinos heridos a hospitales. 

Condena internacional

Este sábado, el ministro de Asuntos Exteriores de Italia, Luigi Di Maio, ha afirmado que la Unión Europea (UE) debe adoptar una posición clara y presionar a Israel y Palestina para que retomen el diálogo y pongan fin a su escalada bélica.



"La Unión Europea con sus 27 estados miembros debe adoptar una postura clara y unida, y trabajar para presionar a las partes y que vuelvan a sentarse a la mesa de negociaciones", escribió Di Maio en las redes sociales.



Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) se reunirán el próximo martes de forma extraordinaria para abordar la violencia reciente entre Israel y Palestina, según anunció en Twitter el alto representante para la Política Exterior, Josep Borrell.



"El martes, también a petición de Italia, se convocó un Consejo Extraordinario de Asuntos Exteriores de la Unión Europea sobre la situación en Oriente Próximo. Lo hablé el sábado por teléfono con el alto representante de la UE, Josep Borrell, a quien agradezco su rapidez. La violencia y todos los ataques entre Israel y Palestina deben cesar. Los lanzamientos de misiles deben detenerse, son inaceptables", dijo.

También los Gobiernos de Indonesia, Malasia y Brunei han hecho público un comunicado conjunto en el que condenan "de la manera más rotunda" los ataques israelíes en Gaza y piden a la ONU que tome medidas para garantizar la seguridad de los civiles palestinos.

A ellos se ha sumado Irán, quien llamó este domingo a los países islámicos a reconocer las agresiones de Israel contra la población palestina como "genocidio y crímenes contra la humanidad".

Además, este sábado ciudadanos de varios países europeos salieron a manifestarse a las calles para mostrar solidaridad con el pueblo palestino. En Madrid, la convocatoria tuvo lugar a las 12 de la mañana en la Puerta del Sol, y sendas convocatorias se organizaron en ciudades como París, Berlín o Londres.

Lanzamiento de 2.900 misiles

Tras reducirse el viernes la intensidad y magnitud de los ataques, el Ejército israelí y las milicias en Gaza volvieron este sábado a intensificar el intercambio de fuego, que comenzó el pasado lunes por la noche y que ya ha dejado un saldo de al menos 174 fallecidos. Entre ellos 47 niños y 29 mujeres. Por otra parte, la cifra de heridos en Gaza supera los 1.200.

El lanzamiento de misiles desde Gaza hizo este sábado sonar las alarmas antiaéreas en Tel Aviv tras dos días sin disparos hacia la urbe, que se ha convertido en uno de los principales objetivos de las milicias durante la actual escalada de violencia.

Según el Ejército israelí, la cantidad de proyectiles lanzados desde el comienzo de las hostilidades superó los 2.900, de los cuales unos 450 cayeron dentro del citado enclave y unos 1.150 fueron interceptados por el sistema de defensa antiaéreo israelí Cúpula de Hierro.

Israel bombardeó este sábado múltiples sitios de lanzamiento de misiles, una oficina de inteligencia del movimiento islamista Hamás y las residencias de altos cargos del grupo.

La jornada comenzó con la noticia de que un bombardeo mató a ocho niños y dos mujeres en una casa familiar, ante lo que el Ejército israelí aseguró que el ataque iba dirigido a altos funcionarios de Hamás "en un apartamento utilizado como infraestructura terrorista" y culpó al grupo de "utilizar a civiles como escudos humanos".

Además, bombardeó una torre de 14 pisos en la cual se encontraban las oficinas de importantes medios internacionales, incluyendo la agencia de noticias estadounidense Associated Press y el canal de televisión Al Jazeera.

Según un portavoz militar, la torre albergaba además activos de inteligencia de Hamás, pertenecientes a una unidad de investigación y desarrollo.