Reservistas rusos entrenando para ir a la guerra.

Reservistas rusos entrenando para ir a la guerra.

Europa

Ucrania acelera su contraofensiva: no espera a los reservistas rusos “hasta dentro de 3 meses”

Las fuerzas de Kiev tratan de evitar que las tropas de Putin se reagrupen y lancen una contraofensiva. 

8 octubre, 2022 02:59

El ejército ucraniano no espera que los reservistas movilizados a finales de septiembre por el presidente ruso, Vladímir Putin, lleguen al campo de batalla "hasta dentro de dos o tres meses". Así lo ha asegurado el ministro de Defensa de Ucrania, Oleksii Reznikov, en uno de los canales del Gobierno en Telegram. 

"La Federación Rusa enviará a los primeros 150.000 rusos llamados a filas para reponer las unidades que sufrieron pérdidas", ha explicado en el comunicado. Una cifra que no coincide con los 200.000 nuevos reclutas que, de acuerdo con el ministro de Defensa de Rusia, Sergei Shoigu, llevan entrenando con las Fuerzas Armadas al menos tres días. 

Si la cifra baila es, en parte, porque las fuerzas ucranianas creen que Moscú no tiene los recursos suficientes para equipar a todos sus soldados. Sobre todo si se tiene en cuenta que en la reciente retirada masiva de tropas de las regiones de Járkov y de Jersón, los rusos han abandonado una gran cantidad de tanques y de material militar, tal y como señalan los servicios de inteligencia británicos en su parte de guerra diario.

Reservistas rusos entrenando para ir a la guerra.

Reservistas rusos entrenando para ir a la guerra.

"Para enviarlos al frente deben estar armados, vestidos y alimentados, y en Rusia tienen problemas con esto", ha indicado Reznikov. Y eso, unido a la inexperiencia de los reclutas -"que no están preparados en absoluto"- hace pensar a Kiev que la fase de adiestramiento militar no acabará pronto. Y una vez lo haga, probablemente las autoridades rusas tardarán un tiempo en decidir cómo configurar los nuevos batallones.

Desde el Kremlin no han detallado cuándo enviarán a los reservistas al frente. Sin embargo, si se cumple el período avanzado por los funcionarios ucranianos, Kiev podría proclamar más pronto que tarde la victoria total.

[Purgas internas y nuevas marionetas: Putin celebra sus 70 años paranoico por sus derrotas en Ucrania]

De hecho, analistas militares consultados por The Times sostienen que, si Kiev persiste en su progreso podría expulsar a las fuerzas rusas de la región del Donbás para finales de año. Recuperar Crimea, en cambio, sería un desafío mayor, matiza el rotativo británico en el artículo. 

Ahora bien, para ello, las tropas de Zelenski deberían, como mínimo, conseguir mantener el ritmo empleado durante la exitosa contraofensiva de Járkov y Jersón que les ha permitido recuperar más de 5.000 kilómetros cuadrados en apenas unos pocos días. 

Los ucranianos, sin embargo, saben que el tiempo apremia y no se conforman con los mínimos, así que han decidido acelerar su ataque antes de que lleguen los nuevos soldados enemigos… y el frío. 

Soldados rusos en un campo de adiestramiento militar.

Soldados rusos en un campo de adiestramiento militar.

La nieve y las bajas temperaturas dificultan la movilidad y suponen un problema para garantizar el suministro en las líneas de abastecimiento. Unas complicaciones técnicas que darían tiempo a los rusos a reagruparse y lanzar su contraofensiva. Y eso es precisamente lo que planean hacer. 

Lo confesó este miércoles Kirill Stremousov, la máxima autoridad prorrusa en la provincia de Jersón, de donde se han replegado las fuerzas rusas en los últimos días. "Las tropas están llevando a cabo un reagrupamiento para reforzarse y tener capacidad de contraatacar", dijo a la agencia de noticias rusa RIA

Hay quien sostiene que la fórmula del "reagrupamiento" es una manera de enmascarar la retirada de cientos de miles de soldados que, desesperados, abandonaron enclaves estratégicos en el noreste del país como Limán (en la región de Járkov), dejando atrás municiones, vehículos y material militar.

Sin embargo, en el frente sur, a lo largo del río Dniéper, las tropas de Moscú parecen estar retrocediendo de una manera más ordenada, según asegura The Washington Post citando a fuentes ucranianas sobre el terreno. Se retiran estratégicamente, llevándose consigo todo el equipo y tratando de construir nuevas líneas de defensa cerca de la capital regional de Jersón, capturada por las fuerzas rusas al inicio de la invasión.

Así, cabe esperar que el "reagrupamiento" y el "contraataque" ruso se lleven a cabo en la ciudad sureña de Jersón. Eso si el avance ucraniano no les pilla antes. 

Guerra Rusia -Ucrania