Giuseppe Conte, en una imagen de archivo.

Giuseppe Conte, en una imagen de archivo. Reuters

Europa

M5E y PD retoman las negociaciones para formar gobierno en Italia tras levantar el veto a Conte

Salvini pide elecciones en vista de la situación y confía en que el presidente Mattarella no permita esta situación de encallamiento por más tiempo. 

Noticias relacionadas

A pocas horas de que el presidente italiano comience una nueva ronda de consultas para saber si se puede formar un Gobierno, las negociaciones han dado un nuevo giro después de que el Partido Demócrata (PD) haya quitado el veto a Giuseppe Conte (Movimiento Cinco Estrellas) para que sea el próximo primer ministro.

Este mismo martes M5S señaló a través de un comunicado que "volveremos a encontrarnos con el Partido Demócrata cuando en sus órganos del partido den el visto bueno al encargo (para formar gobierno) a Conte. No habrá ninguna otra reunión hasta que hayan aclarado oficialmente su posición sobre Giuseppe Conte".

Por su parte, el portavoz del PD en la Cámara de los Diputados, Graziano Delrio, ha respondido horas más tarde asegurando que "no hay vetos contra él".

El aún ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, volvió a pedir este martes que se convoquen elecciones mientras observa, con indisimulada ansiedad, cómo están encallando las negociaciones entre su antiguo socio de Gobierno, el M5S) y el PD. "¿Quién tiene miedo de las elecciones? Si uno ha trabajado bien no debe tener miedo", afirma Salvini en un vídeo en directo transmitido por Facebook.

Sin acuerdos y vetos

La noche del lunes, cuatro horas de reunión entre los máximos responsables del antisistema M5S y el socialdemócrata PD terminaron sin acuerdo para un ejecutivo de coalición y se anunció que este martes habría otro encuentro en el palacio Chigi (sede del Gobierno).

Sin embargo, el partido de Luigi Di Maio anunció que no acudirá a ningún encuentro mientras el PD no levante el veto a Conte, el jurista independiente que encabezó el anterior gobierno entre los antisistema y la ultraderechista Liga de Matteo Salvini.

"En una fase tan delicada para el país, no hay tiempo que perder. Nosotros estamos trabajando intensamente para dar respuestas inmediatas a los ciudadanos. Y debemos apurarnos porque el tiempo es corto. Sin embargo, en el PD todavía tienen las ideas confusas", señaló la nota del M5S.

Algunas fuentes han señalado que Di Maio dijo ayer: "Si no dicen sí a Conte, es inútil verse, estoy cansado de juegos", después de reunirse con la delegación del PD.

"No se ha resuelto la cuestión del primer ministro. Después de una primera reunión entre (el secretario general del PD Nicola) Zingaretti y (el líder del M5S Luigi) Di Maio, las discrepancias continúan", informaron anoche fuentes del PD.

El primer ministro sigue siendo un escollo ya que Conte ha dirigido el país con los "grillinos" y la ultraderechista Liga, pero el PD ha pedido discontinuidad en programa y en los nombres para marcar distancias con el anterior gabinete populista.

Acuerdo o elecciones

El presidente de la República, Sergio Mattarella, iniciará la tarde de este martes la segunda ronda de consultas de dos días para decidir si es posible la formación de un Gobierno o hay que celebrar elecciones.

Mattarella ya organizó la semana pasada una primera ronda, tras la que comunicó que había una mayoría parlamentaria con voluntad para intentar negociar un Gobierno, en referencia al M5S y el PD.

Por eso, el presidente italiano concedió más tiempo aunque pidió celeridad, ya que Italia tiene que resolver varios compromisos a corto plazo, como la elección de su candidato a comisario europeo o la elaboración de unos Presupuestos Generales para 2020.

"Confiamos en que Mattarella no permitirá este mercadeo aun mucho tiempo", añadió  Salvini en Facebook, en referencia a la nueva ronda de consultas.

Mattarella recibirá esta tarde a los presidentes de la Cámara de los Diputados, Roberto Fico, y del Senado, Maria Elisabetta Aberti Castellati, y a los grupos minoritarios, y el miércoles será el turno de los grandes partidos.

El causante de esta crisis política, la Liga de Salvini, sigue insistiendo en que todavía hay margen para recuperar la alianza con el M5S.

Salvini creó esta situación confiando en que el país celebraría elecciones en otoño y que él sería el nuevo primer ministro.

No contaba con este posible pacto entre el PD y el M5S, que tienen mayoría parlamentaria para evitar las urnas.