El negociador europeo del 'brexit', Michel Barnier, con el Tratado de divorcio

El negociador europeo del 'brexit', Michel Barnier, con el Tratado de divorcio François Lenoir/Reuters

Europa

La UE avisa a Londres de que no volverá a empezar de cero las negociaciones del 'brexit'

La única alternativa es ratificar el acuerdo de divorcio o una salida caótica el 31 de octubre, dice Bruselas.

Bruselas

Noticias relacionadas

Frente al desprecio general con que se recuerda en Bruselas a David Cameron por su "irresponsabilidad" al convocar el referéndum del brexit (y antes el de independencia en Escocia), Theresa May se ha ganado en estos casi tres años al menos el respeto de los dirigentes de la Unión Europea por su perseverancia y capacidad de resistencia en unas condiciones imposibles. Pero la primera ministra británica también ha desesperado al resto de líderes europeos por sus "fantasías" sobre el brexit y sobre todo por su incapacidad de lograr la ratificación del acuerdo de divorcio alcanzado en noviembre o de llegar a acuerdos con los laboristas de Jeremy Corbyn.

El taoiseach irlandés, Leo Varadkar, que ha mantenido una relación tormentosa con la primera ministra británica a propósito del problema de la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte, era el que mejor ha sabido condensar la opinión de Bruselas sobre May. "Los políticos de toda la UE han admirado su tenacidad, su valentía y su determinación durante lo que ha sido un periodo difícil y desafiante", ha dicho Varadkar. "Ella tiene principios, es honorable y está profundamente apasionada por hacer lo mejor para su país y su partido", ha agregado.

El presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, ha seguido en directo el anuncio de dimisión de la primera ministra británica "sin ninguna alegría personal". "Al presidente le gustaba y apreciaba trabajar con May. Es una mujer de gran valentía por la que tiene un gran respeto", ha dicho su portavoz, Mina Andreeva. De hecho, Juncker espera seguir manteniendo el contacto con May tras su salida, ha explicado.

¿Qué impacto tendrá la marcha de May en el brexit? ¿Significa la elección de un nuevo primer ministro en Reino Unido volver a la casilla de salida de las negociaciones? La respuesta es negativa. Los líderes europeos han querido dejar muy claro este viernes a Londres que en ningún caso aceptarán renegociar desde cero los papeles de divorcio. Las únicas alternativas disponibles son una salida ordenada basada en el Acuerdo de Retirada pactado en noviembre con May, rechazado ya tres veces en la Cámara de los Comunes, o un brexit caótico sin acuerdo el 31 de octubre, la fecha en que vence la última prórroga concedida por la UE.

¿Brexit caótico el 31 de octubre?

"El escenario de trabajo para Juncker es que el brexit se producirá el 31 de octubre. La UE está preparada para cualquier escenario (incluido un brexit caótico sin acuerdo), pero nuestra preferencia es una salida ordenada basada en el Acuerdo de Retirada que se ha negociado con Reino Unido", ha dicho la portavoz. El presidente de la Comisión "respetará y establecerá una relación de trabajo con cualquier nuevo primer ministro", pero la salida de May no cambia en nada la posición de la UE sobre el brexit, ha insistido.

También el primer ministro holandés, Mark Rutte, uno de los aliados más próximos de May en la UE, ha resaltado en un tuit que "el acuerdo alcanzado entre la UE y el Reino Unido para una salida ordenada permanece sobre la mesa". Rutte ha expresado además su "aprecio" y "agradecimiento" hacia May. La canciller Angela Merkel ha hecho saber su "respeto" por la primera ministra británica, mientras que el presidente francés, Emmanuel Macron, pide "aclaraciones rápidas" al próximo primer ministro sobre su estrategia.

"Pese a nuestras diferencias, Theresa May mostró una gran apertura de miras con el fin de resolver el brexit para Reino Unido y la UE. Quiero agradecerle su determinación y cooperación. Una salida ordenada es la mejor manera de salvaguardar los intereses de nuestros ciudadanos y nuestras economías", ha dicho el primer ministro belga, Charles Michel.

El acuerdo de divorcio que May pactó con la UE en noviembre del año pasado se compone de tres capítulos fundamentales: garantía del derecho a quedarse de por vida de los 3,3 millones de europeos que residen en Reino Unido, entre ellos 100.000 españoles; una factura de salida para Londres de 45.000 millones y una salvaguarda para evitar una frontera física entre Irlanda e Irlanda del Norte en todos los escenarios posibles. "No puede reabrirse ni renegociarse", insiste la Comisión. 

Bruselas sí está dispuesta a revisar la declaración política adjunta que define cómo serán las relaciones futuras entre la UE y Londres, por ejemplo para incorporar una unión aduanera permanente como pide Corbyn. Pero esta solución tampoco ha triunfado en las negociaciones entre conservadores y laboristas de las últimas semanas. Además, los tories euroescépticos radicales que podrían sustituir a May, como Boris Johnson o Dominic Raab, rechazan de plano el Acuerdo de Retirada por la cuestión irlandesa.

En realidad, el laberinto del brexit sigue tan enredado como siempre y la salida de May tampoco contribuye a vislumbrar ninguna salida. El escenario más probable vuelve a ser un brexit caótico el 31 de octubre.