Homenaje a Sentsov durante el reciente festival de Lyon

Homenaje a Sentsov durante el reciente festival de Lyon Emmanuel Foudrot/Reuters

Europa

Premio Sájarov para Oleg Sentsov, cineasta ucraniano encarcelado en Rusia

  • Ha sido condenado a 20 años de prisión por planear actos terroristas, pero la UE y EEUU dicen que fue un juicio político.
  • Sentsov, cuya candidatura ha sido patrocinada por el PP europeo, hizo huelga de hambre casi 5 meses.
  • Las ONGs que rescatan migrantes en el Mediterráneo estaban en la terna de finalistas para el Sájarov.
Bruselas

El Parlamento Europeo ha otorgado este jueves su premio Sájarov a la libertad de conciencia de 2018 al director de cine ucraniano Oleg Sentsov (42 años). Activista contra la intervención del Kremlin de Vladimir Putin en su país, está encarcelado desde 2014 en una prisión de Rusia por supuestamente haber planeado actos terroristas en Crimea, anexionada ilegalmente por Moscú. Tanto la Unión Europea como Estados Unidos han denunciado que su condena a 20 años de cárcel "vulnera la legalidad internacional y los estándares elementales de justicia" y han reclamado su inmediata liberación.

"La historia de Oleg Sentsov es la de los más de 65 otros ciudadanos ucranianos encarcelados por el régimen de Putin por razones puramente políticas, con el objetivo de silenciar a todos los ciudadanos de Crimea que se atreven a criticar la anexión por parte de Rusia", ha dicho el líder del grupo liberal en la Eurocámara, Guy Verhofstadt, el primero en anunciar el premio. "Espero que este premio ayude a Sentsov y a todos los ucranianos detenidos o condenados en Rusia por motivos políticos a recuperar la libertad y poder volver a su país", reclama Verhofstadt.

"Oleg Sentsov se ha convertido en símbolo de la lucha por la liberación de los presos  políticos en todo el mundo. Al concederle el premio Sájarov, el Parlamento expresa su solidaridad con él y su causa. Pedimos su liberación inmediata, en particular por su mala salud causada por una larga huelga de hambre", ha dicho el presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani.

Conocido por su película de 2011 Gamer, Sentsov participó en las protestas del Euromaidán en Crimea, que culminaron con el derrocamiento del presidente de Ucrania Víktor Yanúkovich, de línea prorrusa. Cuando Rusia se anexionó ilegalmente Crimea en 2014, el cineasta ucraniano se convirtió en uno de los mayores críticos de Putin y repartió comida a los soldados ucranianos cercados en sus bases por el Ejército ruso.

En mayo de 2014, las fuerzas de seguridad rusas detuvieron a Sentsov en Crimea. Un tribunal militar le condenó a 20 años de prisión por supuestamente incendiar dos oficinas en Crimea y planificar la destrucción de una estatua de Lenin en Simferopol. Durante el juicio, el cineasta denunció haber sido torturado en un intento fallido de que confesara. En la actualidad, cumple condena en la cárcel conocida como Oso Polar, en el Ártico ruso. Entre mayo y octubre de este año mantuvo una huelga de hambre, que abandonó por la amenaza de ser alimentado a la fuerza.

Las ONGs de rescate de migrantes, entre las finalistas

La candidatura de Sentsov, patrocinada por el Partido Popular Europeo, se ha impuesto en la votación final en la conferencia de presidentes de la Eurocámara, donde están representados todos los grupos políticos, a los otros dos finalistas: las ONG que rescatan a migrantes en el Mediterráneo, y el defensor de los derechos humanos rifeño Nasser Zefzadi, condenado a 20 años de cárcel en Marruecos por "conspiración contra la seguridad del Estado".

El premio Sájarov a la libertad de conciencia, que  concede cada año el Parlamento Europeo, se creó en 1988 para recompensar a las personalidades o colectivos que  se esfuerzan por defender los derechos humanos y las libertades fundamentales. El galardón consiste en un certificado y 50.000 euros, que se entregarán en una ceremonia en Estrasburgo el 12 de diciembre.

El año pasado, el Sájarov se concedió a la oposición democrática de Venezuela. En anteriores ediciones se ha premiado también al médico congoleño Denis Mukwege y la activista yazidí Nadia Murad, que este año han ganado el premio Nobel de la Paz.