Manifestantes en Dayton.

Manifestantes en Dayton. Reuters

EEUU

Trump, en territorio hostil: preparan protestas contra su visita a El Paso y Dayton

"No es bienvenido aquí. No debería venir aquí mientras estamos de luto", ha dicho la representante demócrata en El Paso.

Noticias relacionadas

El Paso y Dayton, las dos ciudades afectadas por los tiroteos masivos de este fin de semana, recibirán este miércoles la visita de Donald Trump. El presidente de Estados Unidos anunció que visitaría las dos ciudades, después de que las masacres desataran las críticas de los demócratas a sus declaraciones sobre los inmigrantes, acusándole de incitar al odio y al racismo en el país. 

Se espera que el presidente se encuentre este miércoles con un ambiente frío y algunas protestas. El lunes, Beto O’Rourke, el candidato demócrata a las elecciones de 2020, nativo de El Paso y excongresista, consideró que el presidente debe mantenerse alejado, diciendo rotundamente que Trump "no tiene lugar aquí".

"Ha ayudado a crear lo que vimos en El Paso el sábado", dijo O'Rourke, refiriéndose al sentimiento antiinmigrante expresado por el pistolero, que está bajo custodia policial. "Ha ayudado a producir el sufrimiento que estamos experimentando en este momento. Esta comunidad necesita sanar ”, agregó.

También la congresista demócrata por El Paso, Veronica Escobar, dijo que Trump no era bienvenido en El Paso. "Desde mi perspectiva, él no es bienvenido aquí. No debería venir aquí mientras estamos de luto”, dijo Escobar. “Animaría a los miembros del personal del presidente a que haga que reflexione un poco. Les animo a que le muestren sus propias palabras y sus acciones en los mítines ”.

Escobar dijo el martes a Morning Joe de MSNBC que el presidente "no era bienvenido" en El Paso debido a su retórica incendiaria sobre los latinos y los inmigrantes que "han sido deshumanizados por el presidente y sus facilitadores".

“Las palabras tienen consecuencias. El presidente ha convertido a mi comunidad y a mi pueblo en el enemigo”, dijo Escobar. "Le ha dicho al país que somos personas a las que hay que temer, personas a las que hay que odiar".

A última hora del martes, Escobar anunció que había rechazado una invitación para reunirse con el presidente durante su visita. “Me niego a ser un accesorio para su visita. Me niego a unirme sin un diálogo sobre el dolor que sus palabras y acciones racistas y odiosas han causado a nuestra comunidad y país ", dijo en Twitter.

La visita de Trump a El Paso, una ciudad de mayoría latina de 683.000 habitantes en la frontera entre Estados Unidos y México, fue confirmada por el alcalde republicano, Dee Margo, en una conferencia de prensa el lunes.

Trump ha utilizado sus visitas anteriores a El Paso para avanzar en su agenda contra la inmigración. Durante el discurso del Estado de la Unión de este año, el presidente declaró incorrectamente que la ciudad "alguna vez fue considerada una de las ciudades más peligrosas de nuestra nación" hasta que se erigió una valla fronteriza. 

Pero aunque Margo dijo que recibiría a Trump "por deber formal", advirtió al presidente de que no haga más declaraciones incendiarias sobre la ciudad. "Continuaré desafiando cualquier declaración dañina e inexacta sobre El Paso", dijo Margo. "No permitiremos que nadie retrate a El Paso de una manera que no sea consistente con nuestra historia y valores".

Margo no desanimó la visita del presidente, pero la alcaldesa de Dayton, Nan Whaley, ha alentado a los residentes a protestar, para recordarle al presidente "cuán inútil ha sido" en el tema del control de armas.

"Sé que él ha hecho esta cama y tiene que acostarse en ella", dijo Whaley a periodistas el martes. "Su retórica ha sido dolorosa para muchos en nuestra comunidad, y creo que la gente debería ponerse de pie y decir que no están contentos si no les gusta que él venga".