Imagen de los enfrentamientos en Bolivia.

Imagen de los enfrentamientos en Bolivia. Efe

América

Al menos siete muertos y 22 heridos en los graves enfrentamientos en Bolivia

Las muertes se han producido en el choque entre cocaleros y la Policía. Evo Morales ha pedido una reunión nacional para sacar al país de la crisis en la que vive.

Noticias relacionadas

Al menos siete personas murieron, al parecer manifestantes de grupos cocaleros, y 22 resultaron heridas en disturbios cerca de la ciudad boliviana de Cochabamba, donde se registraron graves choques con la Policía y las Fuerzas Armadas de Bolivia, informó a Efe una fuente oficial.

Al menos cinco muertos en Bolivia por las protestas de los cocaleros.

El representante en Cochabamba de la Defensoría del Pueblo de Bolivia, Nelson Cox, dijo que "penosamente tenemos cinco (muertos) en Sacaba", en un primer balance.

Cox aseguró que los cuerpos son de manifestantes y fueron trasladados al hospital México de Sacaba, ciudad vecina de Cochabamba, "con heridas de bala", y fallecieron antes de llegar.

Sostuvo que las fuerzas conjuntas de policías y militares llevaron a cabo una acción "desproporcionada" ante la manifestación, que en días precedentes ya registró heridos de bala entre quienes protestaban.

El funcionario declaró que los heridos fueron evacuados a varios centros de salud, los más graves al hospital Viedma de Cochabamba.

Además, afirmó que las fuerzas de seguridad en los puntos de control no dejaron pasar ambulancias que transportaban heridos.

"He estado instando todos los días para evitar que haya movilizaciones, no solamente que no sean violentas, sino evitar movilizaciones", comentó.

Desde el día domingo ha habido "una escalada de intervenciones de las fuerzas conjuntas, policiales y de las Fuerzas Armadas que han tenido de forma desproporcional sus intervenciones", concluyó.

Un informe de heridos en centros sanitarios de Sacaba detalló que eran al menos 22.

Respuesta de la Policía

Por su parte, la Policía Boliviana informó en Twitter de que los policías "fueron atacados con armamento letal y armas de fuego improvisadas en el puente Huayllani", entre las ciudades de Cochabamba y Sacaba.

Un vehículo militar "recibió impactos de armas de fuego", un hecho bajo investigación, indicó la Policía en otro mensaje.

Uno de los oficiales de las fuerzas conjuntas declaró a cadenas de televisión que los manifestantes estaban utilizando "dinamita y armamento letal".

El militar aseguró estar "alarmado" por los informes que recibió, pues se había recogido municiones de fusiles mauser 165 al parecer que utilizaron los cocaleros y que ni la Policía ni las Fuerzas Armadas poseen.

"Presumimos que en segunda fila ellos han disparado y han herido a sus mismos compañeros", declaró en referencia a los manifestantes.

Los enfrentamientos ocurrieron cuando un gran número de cocaleros procedente del trópico de Cochabamba intentaba ingresar en la ciudad, donde las fuerzas del orden habían instalado controles en los accesos.

Los manifestantes tienen al parecer como destino final La Paz para apoyar marchas a favor de Evo Morales, que el pasado domingo renunció al poder y está asilado en México.

Imágenes en redes sociales mostraron los cuerpos de cuatro de los muertos, del traslado de heridos y de los enfrentamientos, en los que las fuerzas del orden emplearon gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes.

Según medios locales, durante los disturbios las fuerzas de seguridad decomisaron dinamita, escopetas y cócteles molotov.

Morales pide una reunión nacional

Por su parte, el expresidente boliviano Evo Morales lamentó las muertes y aseguró que la única salida para la crisis y para pacificar Bolivia es celebrar una reunión nacional con todos los actores políticos, ya sea con o sin mediación internacional.

"La mejor forma de pacificar en este momento es una reunión en la que esté (el opositor Luis Fernando) Camacho, (Carlos) Meza, Evo, los movimientos sociales, el gobierno de facto", señaló Morales en entrevista con la cadena CNN en español en la Ciudad de México, en donde está asilado.

En la entrevista, Morales sostuvo que desde su llegada a México, el pasado martes, ha planteado esta reunión convencido de que "con tanta masacre no creo que el pueblo pare".

Morales aseguró que el movimiento de protesta observado estos días en su país "es hasta sacar a la dictadura y acabar con el golpe de Estado".

Confirmó que no tiene problema en que haya o no mediación internacional porque desde que llegó a México ha hecho el llamado a un diálogo de alto nivel y "es mejor con mediación, con participación".