Una pareja camina por una zona de escombros en Puerto Príncipes, tras el terremoto.

Una pareja camina por una zona de escombros en Puerto Príncipes, tras el terremoto. EFE

América

Trabajadores de Oxfam organizaron orgías con supervivientes del terremoto de Haití

La ONG encubrió los hechos permitiendo que los involucrados dimitieran sin que se presentaran denuncias judiciales contra ellos. Muchas de las chicas involucradas podrían ser menores. 

Una de las organizaciones benéficas más grandes de Gran Bretaña, Oxfam, encubrió el uso de prostitutas por parte de trabajadores humanitarios de alto rango en Haití, devastado por el terremoto que dejó más de 200.000 muertos. 

Una investigación del Times desvela que los trabajadores de la ONG organizaron "orgías de Calígula" con chicas que vestían camisetas de Oxfam. Varios testigos declararon al periódico que no podían asegurar que no estuvieran involucradas prostitutas menores de edad. 

La ONG intentó encubrir los hechos, permitiendo que tres hombres dimitieran y otros cuatro fueran despedidos por mala conducta tras una investigación sobre explotación sexual, descarga de pornografía, acoso e intimidación. No se han presentado denuncias judiciales contra ninguno de los implicados.

Uno de los hombres a quien se le permitió renunciar sin medidas disciplinarias fue el director de Oxfam en el país, Roland van Hauwermeiren. El informe dice que Van Hauwermeiren, de 68 años, admitió haber invitado a prostitutas en la villa alquilada para él por Oxfam con fondos de caridad. A pesar de la admisión, la presidenta ejecutiva de la organización benéfica en ese momento, Dame Barbara Stocking, ofreció al belga "una salida gradual y digna" porque despedirlo tendría "implicaciones potencialmente serias" para el trabajo y la reputación de la organización. 

La prostitución es ilegal en Haití y la edad de consentimiento es 18. Pagar por sexo va en contra del código de conducta del personal de Oxfam y viola las declaraciones de las Naciones Unidas sobre el comportamiento de los trabajadores humanitarios, que la organización apoyó. Oxfam dijo que no informó a las autoridades haitianas sobre ninguno de los incidentes porque "era extremadamente improbable que se tomaran medidas". Ninguno de los acusados ha sido arrestado o enfrenta cargos criminales.

La organización dijo que divulgó la mala conducta sexual a la Comisión de Caridad, pero el regulador señaló al Times que nunca recibió el informe final de la investigación y que Oxfam "no detalló las acusaciones precisas, ni hizo ninguna indicación de posibles delitos sexuales que involucraran menores". La comisión dijo que le estaba pidiendo a Oxfam que revise lo sucedido y "nos asegure que ha aprendido las lecciones de los incidentes del pasado y está tomando todas las medidas necesarias para garantizar que los riesgos se minimicen".

La organización de beneficencia reconoció que el personal en Haití se había sentido intimidado e incapaz de dar la voz de alarma. Fuentes con conocimiento de la investigación alegaron que el informe había sido "diluido" y uno afirmó que los jefes de Oxfam "consideraron innecesario perseguir algunas de las alegaciones si pudiéramos obtener lo suficiente como para simplemente despedir a las personas".

Oxfam anunció en septiembre de 2011 que una pequeña cantidad de personal se había ido después de una investigación de mala conducta, pero no reveló que se tratara de conducta sexual inapropiada.

Ante el reportaje del Times, la ONG declaró lo siguiente: "Oxfam trata cualquier alegación de mala conducta extremadamente en serio. Tan pronto como nos dimos cuenta de una serie de denuncias, incluida mala conducta sexual, en Haití en 2011 iniciamos una investigación interna. La investigación fue anunciada públicamente y los miembros del personal fueron suspendidos a la espera del resultado ". Agregó que "las alegaciones de que las niñas menores de edad podrían haber estado involucradas no fueron probadas ".

Oxfam formó parte de un equipo de ayuda internacional masivo en Haití después del terremoto de Puerto Príncipe en 2010, que mató a 220.000 personas, hirió a 300.000 y dejó a 1,5 millones sin hogar.