Protestas en Chile.

Protestas en Chile. Reuters

Mundo

Brutal atropello a un manifestante en Chile que agrava la imagen de una policía en horas bajas

El joven "tiene 4 fracturas (pelvis), hemorragia interna, compromiso de vejiga", según la prensa chilena. 

Noticias relacionadas

Las protestas no cesan en Chile. Este viernes, los chilenos volvieron a echarse a las calles de manera masiva y la policía respondió con dureza. La manifestación deja una imagen que se está haciendo viral en las redes sociales: una tanqueta de los Carabineros, la policía chilena, embiste a uno de los manifestantes que queda aplastado contra otro vehículo de las autoridades. 

Según informa la prensa de chilena, el joven habría sido atropellado en la Plaza de la Dignidad (Santiago de Chile) y posteriormente fue traslado a la clínica Las Condes. "Hasta ahora tiene 4 fracturas (pelvis), hemorragia interna, compromiso de vejiga. Los médicos continúan realizando exámen", aseguran los medios. 

La imagen ha circulado rápidamente por las redes sociales que han criticado duraderamente a los Carabineros. El cuerpo policial de Chile, con 92 años de historia, pasa por una situación compleja tras las críticas a su gestión de las protestas que han copado el país suramericano desde hace dos meses, que han mermado su reputación a los niveles más bajos de los últimos años.

En España, el secretario de la Mesa del Congreso, Gerardo Pissarello, se ha pronunciado al respeto y ha publicado en Twitter el siguiente mensaje: "Dolor y rabia. Tanquetas aplastando manifestantes en la misma Plaza Dignidad que hace unos días se llenaba pidiendo paz y democracia. Hay que intensificar la presión internacional para que el Gobierno Piñera pare esta guerra contra la gente en Chile ya!"

Según la encuesta Cadem del pasado 4 de diciembre, solo un 35% de los chilenos aprueba la función realizada por Carabineros, el nivel más bajo desde que empezó esta medición en septiembre de 2015, cuando el ente destacaba muy por encima del resto de instituciones estatales con una aceptación del 72%.

Tres suboficiales de Carabineros, dos en retiro y uno en activo, aseguraron en una entrevista concedida a Efe que "por culpa del estallido", que empezó el pasado 18 de octubre, son vistos como "los malos de la película", por lo que "ya nadie quiere ingresar al cuerpo".

La sombra de una supuesta vulneración "sistemática" de los derechos humanos planea sobre todas las fuerzas del Estado, acusadas por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) de causar más de 3.460 heridos desde que empezó la crisis social el 18 de octubre.

A los cuestionamientos internos se les suman los que llegan desde fuera de las fronteras del país, por parte de organismos internacionales como Human Rights Watch, Amnistía Internacional, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos o la Comisión de Derechos Humanos de la ONU.

Por ello, muchos chilenos se preguntan exactamente qué formación reciben los agentes para actuar salvaguardando los derechos humanos.

Críticas internacionales

El pasado 13 de diciembre, la misión enviada a Chile por la Oficina de Derechos Humanos de la ONU concluyó que la Policía violó los derechos humanos en múltiples ocasiones al hacer un uso "excesivo o innecesario" de la fuerza.

La misión constató que, en su intento por sofocar las protestas, hubo torturas, violencia sexual y detenciones arbitrarias, con un total de 28.000 personas que pasaron por lugares de detención, de las cuales 1.610 siguen privadas de su libertad.

Según Hugo Frühling, director del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, las "duras críticas" de organismos internacionales han sido "un golpe duro para Carabineros" y han tenido "un evidente impacto en la percepción ciudadana de la institución".

"Aunque hubo una fuerte desconfianza por su papel represivo durante la dictadura de Pinochet (1973-1990), desde el retorno a la democracia la institución gozó de buena reputación entre la sociedad chilena", dijo a Efe Frühling.

Para el experto, revertir la caída de su reputación pasa por implementar "reformas serias y consensuadas" y asegurar el cumplimiento de los protocolos, que establecen la gradualidad en su actuación y el uso "juicioso" de escopetas antimotines.

En esta línea, Carlos, que ingresó al cuerpo en los años 90, indicó que los únicos agentes autorizados para usar escopetas de balines, que según el INDH causaron 357 heridos oculares, son los oficiales de rango capitán hacia arriba.

"¿Ha salido algún nombre de todos los que han disparado? Nadie, nos han dejado solos y parece que toda la culpa es nuestra", denunció.