Netanyahu celebra, junto a su mujer y los votantes, la victoria

Netanyahu celebra, junto a su mujer y los votantes, la victoria Reuters

Mundo

Netanyahu gana por la mínima con el 99% de votos escrutados en Israel

En un acto frente a 300 fieles, afirmó poder formar un gobierno "fuerte y de derechas", horas después de que su adversario se proclamara vencedor en Twitter.

El primer ministro israelí y candidato a la reelección, Benajmín Netanyahu, se dirigió a sus votantes tras conocerse los primeros resultados de las elecciones generales del martes y se mostró confiado de poder formar gobierno.

La ajustada victoria de Netanyahu en Israel E.E.

Sin embargo, con el 99% de los votos escrutados, su partido, el Likud, aventaja sólo por la mínima a la coalición centrista Azul y Blanco de Beni Gantz.

Según los datos del comité central electoral, con más 3,9 millones de los votos escrutados, el Likud obtendría un 26,47% de las papeletas, frente a un 26,11% de Azul y Blanco, que le iría por detrás.

La participación electoral en estos comicios fue de 4.016.310 votantes, alrededor del 67%, casi cuatro puntos menor que en los anteriores comicios legislativos de 2015, señaló el digital local Times of Israel.

Netanyahu durante su discurso esta madrugada ante los miembros de su partido y sus simpatizantes en Tel Aviv, aseguró que significa "un logro inimaginable" y "casi inconcebible" esta victoria.

"Estoy muy entusiasmado por nuestra tremenda victoria", comenzó, tras agradecer una y otra vez a los asistentes, a los miembros de su partido y a su esposa, Sara, a quien besó antes y después del discurso, y quien no se separó de él durante el mismo.

"Siento una emoción muy grande por el apoyo de la gente de Israel, que confió en mí y esta vez más que nunca", agregó Netanyahu, con un tono que indicaba agradecimiento por los buenos números que parece conseguir, según los últimos resultados del escrutinio.

"Es difícil comprender la magnitud de esta victoria, considerando que nos enfrentamos al sesgo negativo de los medios de comunicación", exclamó, subiendo el tono y dando pie a un abucheo generalizado de su público, entre el que hubo quien insultó, en al menos dos ocasiones, a algunos de los periodistas presentes en el acto.

El sistema parlamentario de gobierno en Israel requiere la formación de una coalición de al menos 60 asientos (50% del parlamento) por lo que Netanyahu exclamó con seguridad que el bloque de derechas, liderado por el Likud, dirigirá el gobierno de los próximos cuatro años.

Los sondeos daban ganador a Gantz

Bibi (apelativo de Netanyahu), que podría avanzar hacia su quinto mandato como primer ministro israelí, tiene más opciones de formar alianzas con partidos de derechas y con los ultraortodoxos, cuyos resultados, sumados, superan los del bloque de centroizquierda que apoyaría un gobierno de su rival.

El público, en su mayoría hombres y muchos de ellos religiosos, celebraba cada una de sus palabras, coreaba el nombre de su esposa y hasta se ondeó alguna bandera en apoyo al presidente estadounidense, Donald Trump, al que Netanyahu admira abiertamente y que también pudo verse en algunas imágenes proyectadas durante el acto.

"Esta noche ya comencé a conversar con los líderes de los partidos de derecha, nuestros aliados, y casi todos ya han expresado públicamente que me recomendarán para formar gobierno", dijo, al anunciar que se propone conformar la coalición lo antes posible para construir un gobierno "fuerte y de derechas".

Horas antes, su rival se proclamó vencedor a través de Twitter. "Ganamos. ¡El pueblo de Israel ha hablado! Gracias a miles de activistas y más de un millón de votantes. En estas elecciones hay un claro ganador y un claro perdedor. Bibi prometió 40 asientos y perdió a lo grande".

Nueva Derecha, fuera de la Cámara

Los sondeos de distintos medios predijeron diferencias relevantes entre los dos partidos, pero todas daban como ganador a Gantz, excepto el Canal 13 que apuntaba a un empate técnico. Según la televisión digital i24, la coalición centrista Azul y Blanco se haría con 33 escaños mientras que el Likud se quedaría en 27, seis asientos de diferencia.

Otros medios daban un margen más estrecho a Gantz, de 37 a 33 según el Canal 12, o una pequeña diferencia de tan solo un escaño para la cadena estatal de televisión Kan, que auguró 37 y 36 escaños respectivamente.

Partidos como Nueva Derecha, del ministro de Educación Naftali Benet, el ultraderechista Zehut y la nueva formación Gesher, no entrarían en la Cámara, al no superar el umbral del 3,25% de los votos.