Una tienda de Oxfam en Reino Unido.

Una tienda de Oxfam en Reino Unido. Efe

Mundo CRISIS EN LA ONG

La filial de Oxfam en España registró cuatro casos de abusos sexuales desde 2012

Oxfam Intemón ha dado una rueda de prensa para explicar el escándalo que afecta a la organización benéfica. "Hubo errores pero no inacción", dice José María Vera, el director general de la ONG en España.

"Estamos tristes e indignados en este momento duro. Cualquier caso de abuso es rechazable, especialmente cuando se produce sobre personas necesitadas". Las palabras de José María Vera, director general de Oxfam Intermón, la filial española de la organización benéfica, tratan de explicar el escándalo de los empleados de la ONG que organizaron orgías con prostitutas en Haití en una misión de apoyo humanitario tras el terremoto de 2010. "Hubo errores pero no inacción", dice Vera. Sin embargo, estas prácticas reprobables, según se ha conocido en los últimos días, no son meros casos aislados, sino más bien un problema enraizado en todas estas entidades.

Aunque desde Oxfam Intermón se desmarcan de cualquier tipo de responsabilidad en el caso de Haití, este jueves, en una rueda de prensa convocada con la intención de dar una imagen de transparencia, han informado que desde el año 2012 han registrado entre sus trabajadores cuatro casos por "malas conductas sexuales". Según ha explicado Pilar Orenes, la directora de Recursos Humanos, estas denuncias se produjeron en países de África y América Latina.

Oxfam Intermón da explicaciones sobre los casos de abusos sexuales

En concreto, dos empleados fueron amonestados formalmente por realizar comentarios sexuales hacia compañeras. Otro caso se produjo por la intimidación de un trabajador sobre otra trabajadora. Esta denuncia se registró cuando el hombre ya había salido de la organización. El último está vinculado con el pago de servicios sexuales a una persona adulta que terminó en despido. Ninguna de estas incidencias afecta a menores y todas fueron incluidas en los expedientes laborales de dichas personas.

No obstante, Orenes ha explicado que en los últimos cinco ejercicios el protocolo de actuación de la ONG en España, donde trabajan 1.400 personas y 1.700 voluntarios, se ha mejorado y es "más robusto". "Todos nuestros empleados firman códigos de conducta, formamos a los voluntarios en el día a día... Si un caso se da, actuamos", enfatizó la directora de RRHH. El sistema cuenta con equipos especializaos para prevenir, investigar y actuar, además de varias fases: una primera compuesta de mecanismos de denuncia, como un buzón ético confidencial para preservar la identidad de los afectados. A continuación se abre una investigación, se acompaña a la víctima y se acuerdan las correspondientes medidas disciplinares para que el caso quede cerrado tanto interna como externamente. También está recogido en el protocolo la posibilidad de acudir a la justicia local del país donde se produzca el supuesto abuso.

Medidas para regular el sector

Oxfam Intermón también ha anunciado nuevas medidas para actuar de forma más contundente contra el acoso y los abusos sexuales . José María Vera, el director general, ha explicado que la organización está dispuesta a formular nuevas medidas regulatorias tanto desde el interior del propio sector, abriendo conversaciones con otras asociaciones benéficas españolas, así como desde las administraciones públicas. También estudian publicar un resumen anual donde se recojan todas las investigaciones abiertas y sancionadas por casos de abusos y reforzar el sistema de contratación del personal en operaciones de ayuda humanitaria. Asimismo, la confederación de Oxfam Internacional está trabajando conjuntamente para mejorar su plan de actuación.

José María Vera, director general de Oxfam Intermón, durante la rueda de prensa.

José María Vera, director general de Oxfam Intermón, durante la rueda de prensa. Efe

La imagen de la ONG se ha visto profundamente dañada desde que The Times destapara el escándalo, al que se suma el procesamiento de su presidente, Juan Alberto Fuentes, por un caso de corrupción en Guatemala. La filial española ha perdido alrededor de 1.200 socios en los últimos días. "Estamos recibiendo muchas llamadas para pedirnos información y bajas de socios que esperamos recuperar, pero también llamadas de apoyo", explica Orenes. Vera, añade: "Y también nuevas altas de gente que considera que tenemos que seguir con nuestro trabajo".

"Lo que ha pasado no representa a nuestra organización", señala el director general. "Somos un equipo íntegro, volcado en salvar vidas poniendo en riesgo las nuestras y especialmente comprometidos con los derechos de las mujeres, por eso esto nos duele más". "Hemos dado la cara, reconocido la situación, y pedido disculpas a las mujeres y a los donantes", concluye Orenes. Ahora les toca recuperar la credibilidad.