Tumba de Franco en la basílica del Valle de los Caídos./

Tumba de Franco en la basílica del Valle de los Caídos./ Efe

Tribunales

El Tribunal Supremo avala la exhumación de Franco y recomienda enterrarlo en El Pardo

La decisión judicial supone un inequívoco respaldo al Ejecutivo socialista a cinco semanas del comienzo de la campaña electoral.

Noticias relacionadas

Los restos de Franco saldrán del Valle de los Caídos. El Tribunal Supremo ha avalado este martes el acuerdo del Gobierno de Pedro Sánchez de exhumar, en aplicación de la Ley de Memoria Histórica, el cadáver del exjefe del Estado de la basílica erigida en honor a los muertos "en la gloriosa cruzada", monumento en el que reposa desde su fallecimiento en 1975.

La decisión judicial del alto tribunal, que se produce por unanimidad, supone un inequívoco respaldo al Ejecutivo socialista a cinco semanas del comienzo de la campaña electoral y después de un año de pugna con la familia Franco, contraria desde el primero momento a la exhumación.

La Sala ha rechazado el recuso que los nietos de Franco interpusieron contra el acuerdo tomado por el Consejo de Ministros el 15 de febrero, por el que se dio por concluido el procedimiento iniciado en agosto de 2018 para la exhumación de Francisco Franco, estableciendo su reinhumación en el cementerio de Mingorrubio - El Pardo (Madrid). La fecha del entierro se fijo para el 10 de junio, pero fue suspendida cautelarmente por el Supremo a la espera del fallo que se ha producido hoy.

El Tribunal Supremo avala la exhumación de Franco del Valle de los Caídos

Los nietos de Franco esgrimieron jurisprudencia constitucional y europea sobre el derecho de disposición de los familiares sobre los restos de sus difuntos, pero el alto tribunal, acogiendo los argumentos de la Abogacía del Estado, ha concluido que no existe un derecho de libre disposición, sin limite alguno, sobre los restos mortales de los familiares, al tiempo que un lugar de culto como la basílica del Valle de los Caídos, que pertenece al patrimonio del Estado, no puede pretender 'escapar' a la aplicación de una ley del Parlamento.

Más de un año de trámites

El procedimiento para la exhumación de Franco arrancó el 24 de agosto de 2018, cuando el Ejecutivo aprobó un real decreto-ley por el que se modificó la Ley de Memoria Histórica para establecer que en el Valle de los Caídos sólo podrán reposar las víctimas de la guerra civil. El decreto-ley fue convalidado por el Congreso de los Diputados el 13 de septiembre de 2018 con sólo dos votos en contra.

El 8 de noviembre de 2918, el Consejo de Ministros adoptó el acuerdo de continuar el procedimiento para la exhumación y ordenó al Ministerio de Justicia que remitiese al Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial el proyecto necesario para llevarla a cabo. También se solicitó a la Comunidad Autónoma de Madrid un informe no vinculante sobre el proyecto de exhumación. El Gobierno dio un plazo a la familia Franco para que indicara en qué lugar quiere enterrar al exjefe del Estado.

El 15 de febrero se dio un nuevo plazo de 15 días a la familia para que indicasen otro lugar de reinhumación distinto de la cripta de la catedral de La Almudena, que el Gobierno considera inidóneo por razones de seguridad ciudadana y orden público. Advirtió a los nietos de Franco de que, en caso de no realizar una propuesta o que ésta no fuera viable, perviviría la facultad del Consejo de Ministros de determinar con carácter subsidiario el lugar de inhumación.

El pasado 7 de marzo, los nietos de Francisco Franco registraron en el Ministerio de la Presidencia un escrito en el que se ratificaron de forma expresa en su decisión de que la reinhumación de los restos mortales de su abuelo se realizase en La Almudena. Al día siguiente, el Tribunal Supremo admitió a trámite un recurso contencioso-administrativo interpuesto por los familiares contra el acuerdo de Consejo de Ministros de 15 de febrero de 2019, fallado ahora.