Francisco Martínez, secretario de Estado de Seguridad durante el gobierno de Rajoy.

Francisco Martínez, secretario de Estado de Seguridad durante el gobierno de Rajoy. EFE

Tribunales AUDIENCIA NACIONAL

El juez imputará al ex dos de Interior si dos policías confirman que volcaron datos robados a Bárcenas

El juez quiere despejar el papel de Francisco Martínez en el robo de documentos al extesorero del PP y el asalto del falso cura a casa de Bárcenas.

El juez de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, citará a declarar como investigado a Francisco Martínez, exsecretario de Estado de Seguridad durante el Gobierno de Mariano Rajoy, si dos policías confirman previamente como testigos la versión sobre la operación Kitchen del comisario Enrique García Castaño. 

El también exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía declaró este martes en sede judicial que entregó un dispositivo electrónico (pendrive) con el volcado de dos teléfonos móviles del extesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas, al número dos de Jorge Fernández Díaz en el Ministerio de Interior, Francisco Martínez. Afirmó que lo hizo legalmente, por orden de sus mandos en la Policía y como apoyo a la Policía Judicial.

Sin embargo, la Fiscalía considera que un grupo "parapolicial" llevó a cabo en 2013 el dispositivo denominado Kitchen al margen de la ley y a favor del Partido Popular para recuperar documentos en manos de Luis Bárcenas que podían comprometer a altos cargos de la formación de Rajoy. Un operativo que se llevó a cabo al poco tiempo de salir a la luz la investigación del juez Pablo Ruz sobre la financiación irregular del PP. 

El Ministerio de Interior ha reconocido que se destinaron fondos reservados a aquella operación en un informe entregado al Juzgado Central de Instrucción número 6 que la investiga. Según el mencionado informe, el chófer de Bárcenas Sergio Ríos Esgueva habría cobrado 2.000 euros al mes (40.000 euros en total) de fondos reservados para recuperar dicha información. 

Según la investigación, quienes formaron parte del dispositivo habrían recuperado la información "sensible" con un robo en el estudio alquilado por la mujer de Bárcenas para restaurar muebles en el centro de Madrid. Precisamente sobre este robo y sobre el asalto a la casa de los Bárcenas de Enrique Olivares, un hombre disfrazado de cura que ahora cumple condena en la cárcel de Cuenca, preguntará el juez a Francisco Martínez si le cita a declarar. Según fuentes de la investigación, el instructor quiere despejar si hubo órdenes de Interior o directamente de Martínez para que se llevaran a cabo y a quién se puso a trabajar en dicho operativo. El comisario Enrique García Castaño, que ha reconocido que la operación Kitchen existió, está investigado por prevaricación, malversación, cohecho, robo y allanamiento de morada. Mismos delitos por los que se investigaría a Martínez si los dos policías a los que García Castaño mencionó como testigos de la entrega del pendrive confirman los hechos. 

En una cafetería y con testigos

García Castaño, conocido como 'El Gordo' en el ámbito policial, detalló ante el juez que fue el chófer de Bárcenas, Sergio Ríos, quien le ayudó a obtener el volcado de los documentos de Bárcenas que entregó a Martínez. Concretó además que lo hizo en una cafetería VIPS de Madrid y ante la presencia de dos subordinados suyos en la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía. 

Está previsto que los dos acudan a declarar como testigos y su confirmación o desmentido sobre la versión de García Castaño será decisiva para la citación del exnúmero dos de Interior como investigado en la causa.