José Manuel Villarejo y una imagen del atentado del 11-M en Madrid.

José Manuel Villarejo y una imagen del atentado del 11-M en Madrid.

Tribunales EL 11-M, 15 AÑOS DESPUÉS

Villarejo ratifica ante el juez que el 11-M fue una venganza marroquí y se ofrece para esclarecerlo

El comisario se ha ratificado en los documentos entregados al juez y pide apoyarse en los documentos que le han requisado para avanzar en la investigación. 

El comisario y exagente secreto del Estado, José Manuel Villarejo, ha declarado este jueves en la Audiencia Nacional como testigo para aclarar los datos que conoce sobre la autoría intelectual del atentado del 11 de marzo en Madrid, en el que fallecieron 191 personas. 

En las últimas semanas, Villarejo ha presentado varios escritos ante el juez desvelados por EL ESPAÑOL en los que afirma que la investigación se cerró en falso, que los servicios secretos marroquíes instruyeron a los terroristas y que los servicios secretos franceses estaban al tanto de dichas gestiones internacionales, así como que el CNI activó antes del 11-M un plan para frenar las sospechas de una venganza marroquí por Perejil. A raíz de esos escritos, el juez le citó a declarar como testigo. 

Este jueves, Villarejo se ha ratificado en la información contenida en dichos escritos, en los que daba nombres y apellidos. Según su defensa, considera que sus revelaciones pueden servir para que líneas de investigación que se abrieron y cerraron en falso pudieran y sacar a la luz que hubo otras que se hicieron y fueron directamente erróneas. 

Consultar la información que tiene

El excomisario ha afirmado ante el juez que le resulta muy difícil declarar sobre hechos de 2004 sin poder revisar la información que atesora. Una información, ha vuelto a defender, que sólo transmitió a sus superiores porque "su papel era ese".

Por eso, se ha ofrecido a guiar a los investigadores para encontrar entre los 40 terabytes de información que le requisaron en los registros la que afecta al atentado del 11 de marzo a explicarla y, si los investigadores lo ven oportuno, que reabran la investigación.