Puigdemont, a su salida de la cárcel alemana el pasado 5 de abril./

Puigdemont, a su salida de la cárcel alemana el pasado 5 de abril./ Efe

Tribunales

El tribunal alemán no ve motivos por ahora para admitir la entrega de Puigdemont por rebelión

  • La Fiscalía alemana pidió al tribunal que encarcele a Puigdemont por rebelión y desorden público.
  • Acoge el criterio del juez Llarena de que la imposición unilateral de independencia de Cataluña sería también delito en Alemania.

La Audiencia Territorial de Schleswig Holstein (norte de Alemania) mantiene por ahora su rechazo a incluir el cargo de rebelión en el proceso de entrega a España de Carles Puigdemont. El expresidente catalán se encuentra en libertad en Alemania desde el pasado 5 de abril, tras ser detenido el 26 de marzo cuando viajaba en coche hacia Bélgica. 

En una decisión adoptada este martes, el Tribunal de Schleswig Holstein mantiene explícitamente su postura del 5 de abril en la que consideró "en principio inadmisible" una extradición de Puigdemont por rebelión, en respuesta a una petición de la Fiscalía del pasado 9 de mayo para que fuera encarcelado de nuevo. Puigdemont permanece, por tanto, en libertad bajo fianza de 75.000 euros, mientras se sigue el proceso de extradición.

La Fiscalía alemana pide la extradición de Puigdemont

La Fiscalía de Schleswig-Holstein solicitó el pasado día 9 a la Audiencia Territorial de ese land el encarcelamiento de Carles Puigdemont al apreciar que, de la nueva documentación enviada por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, los hechos atribuidos al expresidente catalán permitirían su entrega por rebelión y por perturbación del orden público.

Un comunicado hecho público este martes por la Fiscalía alemana explica que la información adicional facilitada por el instructor del Supremo -en particular los vídeos de los incidentes que se produjeron el 1-O y el  20 de septiembre- "muestra la violencia perpetrada contra la Policía española".

A la vista de esos nuevos elementos probatorios, la Fiscalía alemana considera que "la escalada de los disturbios fue tal" que se pedirá la entrega de Puigdemont "bajo el cargo de rebelión".

"Según la legislación alemana", añade el comunicado, los hechos "no sólo serían punibles por alta traición (artículo 81 del Código Penal) sino también por perturbación del orden público", tipificado en el artículo 125. Este último precepto castiga a quien "como autor o partícipe tome parte en acciones violentas contra personas o cosas que se cometan por las fuerzas concertadas de una multitud, poniendo en peligro la paz pública".

El articulo 125 del Código Penal alemán fue uno de los mencionados por el juez Llarena en el escrito con información adicional que envió a la Fiscalía de Schleswig-Holstein el pasado 26 de abril.

El magistrado contestaba en ese escrito la resolución emitida por la Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein el pasado 5 de abril, cuando declaró inicialmente inadmisible la entrega de Puigdemont por rebelión. "Con independencia de cuál sea el delito que constituyan estos hechos en Alemania o cuál sea la gravedad de la calificación conforme a su ordenamiento jurídico, estamos convencidos de los hechos que se relatan en el ato de procesamiento y en la orden europea de entrega son constitutivos de algún tipo de infracción penal en Alemania", señalaba Llarena, que mencionaba los artículos 89, 113, 125 o 240 Código Penal alemán.

Puigdemont no vuelve a prisión

El Tribunal regional ha rechazado este martes todas las pretensiones planteadas por la Fiscalía: el nuevo encarcelamiento de Puigdemont, al no apreciar "un mayor riego de fuga", y la revisión de los cargos por los que procedería la entrega.

"Desde el punto de vista de la Sala, no ha habido un cambio en los hechos ni en la calificación jurídica que fuerce al tribunal a cambiar su decisión del 5 de abril de 2018”, indica la Audiencia regional de Schleswig Holstein, que considera que la información adicional facilitada por Llarena "no supone modificaciones”.

El tribunal no sólo no reconsidera su inicial inadmisión del cargo de rebelión sino que tampoco aprecia desórdenes públicos al estimar que los episodios violentos que "ocasionalmente" se produjeron durante el referéndum ilegal no podrían atribuirse personalmente a Puigdemont. 

La Fiscalía se encuentra actualmente preparando la solicitud de entrega del expresidente catalán, de lo que se desprende que no ha considerado relevante la objeción formal que ha llevado en Bélgica a la anulación de las euroórdenes cursadas por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, consistente en que, según la Fiscalía y el Tribunal de Bruselas, no existiría una orden válida de detención conectada con la orden europea de entrega de los exconsejeros Antoni Comin, Meritxell Serret y Lluis Puig.

En un encuentro celebrado el pasado viernes en Paris, la Fiscalía alemana ya adelantó al fiscal general español, Julián Sánchez Melgar, que no apreciaban ese alegado defecto formal.