El empresario y presunto líder de la trama Gürtel, Francisco Correa.

El empresario y presunto líder de la trama Gürtel, Francisco Correa. EFE

Tribunales GÜRTEL VALENCIA

Correa amenaza con levantar las alfombras del PP-Valencia a partir de hoy

El presunto cabecilla de Gürtel admite los pagos en 'b' de las campañas de los populares valencianos y apunta a Francisco Camps como enlace.

Nueve años después de que estallara el caso Gürtel con la orden de detención de su presunto líder Francisco Correa por parte del juez Baltasar Garzón, la rama valenciana de la presunta trama de corrupción llega a juicio. 

El cabecilla de la presunta organización criminal (precisamente su apellido traducido en alemán le dio nombre) ha anunciado, por medio de un escrito presentado por su defensa, su intención de colaborar con la Fiscalía Anticorrupción a cambio de reducir su condena de 24 años de prisión, según la petición del Ministerio Público.

Para dar muestra de su compromiso, ha adelantado alguna confesión, como el reconocimiento de que el PP de Valencia pagó en 'b' las campañas electorales a la empresa Orange Market que dirigía Álvaro Pérez, El Bigotes (también en prisión) y que se habría creado expresamente con tal fin.

Tras dejar de trabajar para la sede central del PP de Génova, un conocido de Álvaro Pérez les habría puesto en contacto con el expresidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, y a partir de ahí comenzaron a trabajar para el PP valenciano, según la versión de Correa que abalaría el escrito de acusación de la Fiscalía.  

Es difícil desligar la rama valenciana de la primera época de Gürtel (1999-2005) que abarca la presunta financiación irregular del Partido Popular en los municipios madrileños de Pozuelo de Alarcón y Majadahonda, así como de Estepona (Málaga). Precisamente habrían sido las mismas personas, Francisco Correa y Álvaro Pérez, a través de la misma empresa Orange Market, quienes se habrían ocupado también de orquestar la presunta financiación irregular del PP a través de otras empresas.

Rajoy podría ser llamado como testigo

A partir de este lunes, hasta 20 acusados -entre ellos Correa- se sentarán en el banquillo ante el juez de la Audiencia Nacional José María Vázquez Honrubia.

El juicio se extenderá durante cinco sesiones en enero, con horarios de mañana y tarde, otras ocho en febrero, seis en marzo y tres en abril, durante las que se escucharán los testimonios de los principales responsables de aquellos años en el PP de la Comunidad Valenciana, como Ricardo Costa (exsecretario general del partido) o Vicente Rambla (exvicepresidente de la Generalitat valenciana), así como los empresarios a los que habrían utilizado, presuntamente, para financiar irregularmente el partido a través de sus compañías.

Precisamente Costa solicitó que se aportaran al caso los testimonios de los responsables del PP nacional en otras piezas de Gürtel, como los de Mariano Rajoy, Javier Arenas, Ángel Acebes o Rodrigo Rato. El juez, en una reciente providencia, abre la puerta a que no se aporten testificales, sino que sean ellos mismos los que vayan a declarar de nuevo, por lo que existe la posibilidad de que el presidente del Gobierno tenga que asistir como testigo.

Todos tendrán que explicar su responsabilidad en el presunto desvío de hasta 25 millones de euros para la financiación irregular del partido. Los nueve empresarios que están investigados también han llegado a un acuerdo con la Fiscalía por el que reconocen la financiación irregular a cambio de penas que no superen los dos años de prisión.