El extesorero del PP, Luis Bárcenas, uno de los principales encausados por Gürtel.

El extesorero del PP, Luis Bárcenas, uno de los principales encausados por Gürtel. Efe

Política PP

La sombra de la corrupción y Ciudadanos no darán tregua a Rajoy

Este año habrá sentencia de la primera etapa del caso Gürtel, en el PP confían que el asunto ya les ha pasado factura en las urnas.

El Partido Popular encara 2018 con la respiración contenida. En el calendario tiene marcado el mes de enero para negociar unos Presupuestos Generales del Estado que se dan por aprobados tras haber pactado con el PNV la actualización del cupo vasco. Con las cuentas en marcha, Mariano Rajoy se asegura seguir en la Moncloa al menos un año más.

Pero hay nubarrones en el horizonte, por más que el presidente del Gobierno espere, impávido, su primera sentencia por corrupción. Ello en un momento en el que su rival en el centroderecha, Ciudadanos, toma nuevo impulso con Cataluña como trampolín.

El dolor de cabeza en Génova llegará con la sentencia de la primera etapa de Gürtel. A pesar de que en la dirección nacional del PP se tiene la sensación de que este asunto ya les ha pasado factura en las urnas, para todos es un mal trago ver a una generación del partido siendo juzgada por corrupción.

El informe de la fiscal

La fiscal del caso, Concepción Sabadell, ha tenido que estudiar durante casi nueve años de investigación multitud de documentos, entre ellos la contabilidad paralela del Partido Popular que llevaba el extesorero Luis Bárcenas y que, según la acusación pública, ha quedado "meridiana y abrumadoramente acreditada".

En su informe de conclusiones, la fiscal fue especialmente dura con el PP, al que considera "partícipe lucrativo" en la contratación de servicios con las empresas de Francisco Correa, principalmente a través de los ayuntamientos de Pozuelo de Alarcón, Majadahonda y Estepona. Concepción Sabadell también incidió en la "costosa reparación social" que tendrá la trama Gürtel.

Durante el juicio se tomó declaración a 37 acusados. Las penas que se piden para los principales responsables suman varios siglos. El Ministerio Fiscal reclama 125 años de prisión para el cabecilla, Correa; 85 años para su socio, Pablo Crespo; y 39 para el extesorero, Bárcenas.

Ana Mato y las fiestas infantiles

Entre quienes esperan sentencia está también la exministra de Sanidad, Ana Mato, a quien la Fiscalía sitúa como partícipe, a título lucrativo, de las actuaciones de su exmarido Jesús Sepúlveda, cuando era alcalde de Pozuelo de Alarcón. Ella siempre ha defendido su inocencia, pero en la memoria colectiva siempre quedarán las fiestas infantiles con payasos y confeti para sus hijos.

Los conservadores temen que Ciudadanos aproveche su tirón en Cataluña a raíz del desafío separatista para afianzar su crecimiento en el resto de España y les preocupa que los votos que en su día se fueron al partido de Albert Rivera ya no vuelvan nunca. Con ese vértigo en el estómago miran hacia las elecciones municipales y autonómicas de 2019, ya a la vuelta de la esquina.

Precisamente, los casos de corrupción que no cesan -el último llevó a prisión preventiva al expresidente madrileño Ignacio González- poco ayudan a convencer a los votantes de la oportunidad de volver a confiar en las siglas del PP.

Borrado de los ordenadores de Bárcenas

La primera etapa del caso Gürtel (1999-2005) no es la única sentencia que el PP espera para 2018. El partido, su actual tesorera, su máximo responsable jurídico y su jefe de informática tendrán que sentarse en el banquillo por el borrado de los discos duros de los ordenadores de Bárcenas. Aquí, el PP aparece como presunto autor directo del delito y no como simple corresponsable, como sucede en otras investigaciones vinculadas al caso Gürtel.

José María Aznar, en cuya etapa surgieron algunos de estos casos, aseguraba en noviembre pasado que no se sentía "responsable" de los desmanes cometidos, pero tampoco "indiferente": "Lo siento por el daño que hayan podido causar".