El exvicepresidente catalán Oriol Junqueras

El exvicepresidente catalán Oriol Junqueras EFE

Tribunales

Oriol Junqueras seguirá en prisión: rechazan su recurso de apelación

Por unanimidad, los tres magistrados siguen viendo riesgo de reiteración delictiva al entender que no tiene intención de "abandonar la vía seguida hasta ahora".

El exvicepresidente de la Generalitat de Cataluña, Oriol Junqueras, continuará en prisión preventiva. La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha rechazado el recurso de apelación presentado por el líder de ERC contra el auto del juez instructor Pablo Llarena del pasado 4 de diciembre que confirmó su internamiento en prisión.

Los tres magistrados que escucharon este jueves los argumentos del abogado de Junqueras para que saliera de prisión, -Miguel Colmenero, Francisco Monterde y Alerto Jorge Barreiro-, han decidido por unanimidad rechazar su recurso porque consideran que existe un "riesgo relevante" de reiteración delictiva al no existir ningún dato que permita entender que el recurrente tiene la intención de abandonar la vía de la unilateralidad seguida hasta ahora.

En el contundente y extenso auto, se destaca que defender la opción política de independencia de una parte del territorio nacional es legítimo, ya que la Constitución admite la defensa de cualquier posición política incluidas las que defienden la desaparición de la misma Constitución, pero ha de propugnarse sin cometer delito alguno. La Sala especifica que, en este caso "no puede hablarse de presos políticos" y que la presente causa no se ha incoado para perseguir la disidencia política ni la defensa de una opción independentista.

La decisión es la respuesta al recurso de Junqueras, a raíz del que este jueves se celebró una vista de apelación en el Tribunal Supremo en la que él mismo pudo argumentar que era un "hombre de paz y de diálogo", así como  su compromiso en el "diálogo bilateral" de cara al futuro. Razones que no han sido suficientes para que la Sala le deje en libertad.

El magistrado ponente recuerda que han intentado llevar a cabo un referéndum declarado inconstitucional y "han llegado a declarar la independencia de Cataluña". Actuando de esta forma, según la Sala, Junqueras y los demás partícipes "se han alzado contra el Estado español, contra la Constitución, contra el Estatuto de Autonomía de esa Comunidad y contra el resto del ordenamiento jurídico".

Instigó las movilizaciones violentas

En cuanto a la necesidad de que exista violencia para que se haya cometido un delito de rebelión, el que conlleva la mayor de las penas entre los delitos por los que Junqueras está investigado, el Tribunal alude a que estos delitos se caracterizan por tener un "sujeto activo plural" y definen la actuación de Junqueras como instigador. Reconocen que no ejecutó "personalmente actos violentos concretos", pero incitó a los ciudadanos a participar en unas protestas que provocarían el enfrentamiento físico entre los manifestantes y los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, que defendían la Ley. 

En cuanto al referéndum del 1 de octubre, los magistrados consideran que "constituye una conducta de extraordinaria gravedad incitar a varios millones de ciudadanos a que acudan a votar ilegalmente a sabiendas de que se van a encontrar con la oposición física de los agentes policiales que, en representación del Estado de Derecho, van a actuar con el único fin de asegurar el cumplimiento de la Ley".

Estos elementos, afirman en el auto, "permiten afirmar la existencia de indicios suficientemente consistentes de la comisión de un delito de rebelión y, subsidiariamente, de una conspiración para su comisión".

Impedir que vuelva a hacer política de la misma manera

La condición de diputado electo no puede permitir a Junqueras sortear su responsabilidad penal, según defiende la Sala en su auto. De hecho, esa elección le coloca en una posición proclive a la reiteración.

Según los magistrados, "no existe en la actualidad ningún dato que permita entender que la intención del recurrente sea prescindir de la posibilidad de ocupar el mismo o similar lugar político que le permitió, por el poder político del que disponía, ejecutar los actos delictivos que se le imputan". 

En este sentido, afirman que haber sido designado por su partido como candidato a la presidencia de la Generalitat le situaría "en una posición preponderante". "No se trata -aclaran- de impedir que vuelva a defender su proyecto político, sino de evitar que lo haga de la misma forma en la que lo ha hecho hasta ahora".