La abogada de Manos Limpias, Virginia López Negrete.

La abogada de Manos Limpias, Virginia López Negrete. EFE

Tribunales CASO AUSBANC

Caso Ausbanc: piden más de 100 años para quienes chantajearon a la infanta Cristina

La Fiscalía de la Audiencia Nacional acusa a Luis Pineda, Miguel Bernad y la abogada Virginia López Negrete de extorsión y pertenencia a organización criminal.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha solicitado una pena de 118 años y cinco meses de prisión para el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, 24 años y 10 meses de cárcel para el líder del sindicato Manos Limpias, Miguel Bernad, y 11 años y 11 meses para la abogada Virginia López Negrete.

El Ministerio Público ha presentado su escrito de acusación contra los miembros del sindicato que sentó en el banquillo a Cristina de Borbón por el caso Nóos, puesto que fue acusación en el juicio. 

La Fiscalía solicita la apertura de juicio y acusa a los principales responsables de la presunta organización criminal y a otros ocho colaboradores suyos de graves delitos de extorsión continuada, fraude a la Hacienda Pública o estafa, entre otros. El Ministerio Fiscal considera que el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, ideó la creación de una asociación "sin finalidad de lucro" y en "defensa de los consumidores" (AUSBANC) desde en la que, en realidad, amenazaba a distintas entidades financieras y mercantiles con hacer campañas de desprestigio contra ellas si no le pagaban las cantidades que pedía.

Los ingresos de las empresas a las que presuntamente extorsionaron llegaban a la asociación enmascarados como fondos de publicidad para su revista corporativa, la organización de eventos o la realización de estudios. 

Entre las compañías a las que los miembros de Ausbanc habrían coaccionado por no prestarse a colaborar con ellos son las entidades financieras Bankia, Liberbank, Unicaja o Caixanova, así como a la automovilística Nissan y la energética Gas Natural.

El Fiscal pide la disolución de Ausbanc y Manos Limpias, que Pineda habría utilizado para amedrentar a los responsables de las distintas empresas haciéndoles saber la influencia y poder que tenía el sindicato liderado por Miguel Bernard, su colaborador.

Ofrecieron retirar la acusación a la infanta por 3 millones

El escrito de acusación de la Fiscalía describe las presiones al entorno de la infanta Cristina por el juicio del caso Nóos. Pineda propuso a Gonzalo Barettino, directivo del Banco Sabadell, una reunión con Miquel Roca, abogado de la infanta, al que ambos conocían.

Roca no aceptó participar en dicha reunión, pero sí que lo hizo Barettino. En el encuentro, Pineda le transmitió que se estaban replanteando cambiar su posición procesal en el juicio de Palma, en referencia al caso Nóos, respecto a la Infanta Cristina, pero que habían tenido muchos gastos procesales, que podrían haber llegado "hasta los tres", refiriéndose a tres millones de euros. Gonzalo Barettino manifestó que no quería seguir hablando del tema, pero que lo trasladaría, terminándose la entrevista. Cuando Miquel Roca fue conocedor de la conversación, pidió a Barettino que no volviera a reunirse más con Pineda.

Según el escrito del Ministerio Público, la abogada que ejercía la acusación en el caso Nóos, Virginia López Negrete, era "conocedora del desarrollo de esta estrategia (...) seguía las instrucciones que le daba Miguel Bernad y enviaba la información que tenía del caso a Pineda y a Rosa Isabel Aparicio", también entre los acusados.

Previamente, Bernad también habría ofrecido a un intermediario retirar la acusación contra Cristina de Borbón a cambio de dos millones de euros, una oferta que el hombre de negocios que se reunió con él tampoco aceptó.

Por este motivo, la Fiscalía sitúa a Negrete en el cuarto estadio de influencias de la organización criminal liderada por Pineda. Él sería el director de la trama, para la que contaba con la ayuda del secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, en un primer estadio. 

En un segundo nivel estaría Alfonso Sole Gil, tesorero de Ausbanc Empresas, y Ángel Garay Echevarría, adjunto a la presidencia de Ausbanc. Detrás de ellos vendrían los directivos María Teresa Cuadrado Díez (Ausbanc Consumo), María Manuela Mateos Ferres, secretaria de Ausbanc Empresas, María Isabel Medrano Valero, secretaria de Ausbanc Consumo y Hermenegildo García García, director de Comunicación de Ausbanc.

En el último nivel de la operativa de presunta corrupción, la Fiscalía sitúa a la abogada Virginia López Negrete, Rosa Isabel Aparicio Fernández, jefa de gabinete de presidencia de Ausbanc y Luis María Suárez Jornada, director de publicaciones de Ausbanc.

Todos están acusados de delito de organización criminal y extorsión (con mayor o menor reincidencia). A Luis Pineda, al que se sitúa como 'dirigente', la Fiscalía también le acusa de estafa, delito contra la Hacienda Pública y blanqueo de capitales, por lo que solicitan para él una pena de 118 años y 5 meses de prisión.