El rey Felipe junto al presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, y el rector de la Universidad de Salamanca./

El rey Felipe junto al presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, y el rector de la Universidad de Salamanca./ Efe

Tribunales

El rey preside la presentación del diccionario jurídico panhispánico

La pionera obra abarca el lenguaje jurídico de toda la comunidad hispanoamericana y se enmarca en la política de claridad que estimula la Cumbre Judicial Iberoamericana.

Felipe VI ha presidido este viernes en la Universidad de Salamanca el acto de presentación del Diccionario panhispánico del español jurídico, elaborado gracias a la colaboración entre el Consejo General del Poder Judicial y la Real Academia Española. En el prólogo de la obra, el presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ, Carlos Lesmes, afirma que el diccionario tiende "un nuevo puente entre los países iberoamericanos".

Al acto de presentación, que ha tenido lugar en el Paraninfo de la Universidad salmantina, que celebra su VIII centenario, han asistido el ministro de Justicia, Rafael Catalá; el presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas, presidentes de Tribunales y Cortes Supremas iberoamericanas, representantes de las Academias hispanoamericanas de la Lengua y miembros de las Universidades de ambos lados del Atlántico que han participado en la preparación de la obra y otras altas autoridades iberoamericanas y españolas.

400 juristas y filólogos

Un equipo de más de cuatrocientos juristas y filólogos –más de la mitad americanos y el resto españoles- han participado en la elaboración del Diccionario bajo la dirección del catedrático y académico de la RAE Santiago Muñoz Machado, que ya estuvo al frente de los trabajos que culminaron con la publicación en 2016 del Diccionario del español jurídico

La obra tiene más de 40.000 entradas con léxico procedente de todos los países hispanoamericanos y definiciones enriquecidas con indicaciones de uso de cada palabra o locución y con documentos extraídos de leyes o jurisprudencia.

Incluye, además, dos apéndices: un repertorio de máximas y aforismos latinos, con su traducción e información correspondiente, y una extensa bibliografía que amplía los títulos citados en los artículos.

Es la primera vez en la historia de nuestra lengua común y de nuestro Derecho que se prepara y edita una obra de este carácter, es decir, con la pretensión de abarcar el lenguaje jurídico de toda la comunidad hispanoamericana y desde una perspectiva lingüística: el vocabulario estricto, las palabras del Derecho, para acotar su significado con definiciones escuetas pero expresivas de las variantes de su uso.

La claridad del lenguaje

Durante su intervención en la presentación del Diccionario, el presidente del Poder Judicial, Carlos Lesmes, ha dicho que “el correcto uso del lenguaje y su claridad constituye un instrumento imprescindible para la Justicia”.

“La función comunicativa que se espera del lenguaje legal exige que la regla jurídica –ley o sentencia- sea comprendida por todos los ciudadanos y, lo que es más importante, que sea cumplida, y no podrá serlo cuando no se entiende, de manera que esa claridad y precisión se erige en condición de la propia eficacia de los actos jurídicos”, ha añadido Lesmes.

 El presidente del TS y del CGPJ, que en el prólogo de la obra afirma que con ella “tendemos un nuevo puente entre los países iberoamericanos que nos ayudará a comprender mejor nuestras expresiones y vocablos, a la par que a reafirmar nuestra diversidad”, ha manifestado que “hoy, más que nunca, se impone la idea de transmitir a la sociedad la idea de que el Derecho y la Justicia están a su servicio”.

 “Con este Diccionario panhispánico del español jurídico hemos colmado dicho propósito, al surgir con la vocación de ser texto de referencia y manejo constante para los juristas y también para quienes no lo son; en definitiva, para todos”, ha concluido.