Ruiz-Mateos y sus hijos.

Ruiz-Mateos y sus hijos.

Tribunales

El fiscal pide 16 años de cárcel para 6 hijos de Ruiz-Mateos por Nueva Rumasa

La Fiscalía Anticorrupción los acusa de quedarse con 300 millones y sacar 82 millones de euros de las cuentas de la empresa.

La Fiscalía Anticorrupción pide 16 años de prisión para cada uno de los seis hijos varones del fallecido José María Ruiz-Mateos por el caso Nueva Rumasa.

El Ministerio Público ha entregado su escrito de acusación después de que el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata cerrara la instrucción.

La acusación se dirige por delitos de estafa, blanqueo de capitales y alzamiento de bienes contra los hermanos Álvaro, Zoilo, José María, Pablo, Francisco Javier y Alfonnso Ruiz-Mateos, así como los también miembros de la familia, Zoilo Pazos Jiménez y Alfonso Barón Rivero.

Asimismo, la acusación comprende la actuación de otros trabajadores y colaboradores del Grupo Nueva Rumasa entre los que se encuentran Manuel Sánchez Marín, con despacho profesional en Madrid, y otros.

Los hechos se remontan fundamentalmente a los años 2009 a 2011 durante los cuales los acusados, junto con el patriarca José María Ruiz-Mateos Jiménez de Tejada (fallecido en septiembre de 2015) idearon un sistema de financiación del Grupo Nueva Rumasa de naturaleza piramidal consistente en captar fondos del público bajo la forma de préstamos retribuidos con altos intereses, cuya devolución se garantizaba mediante pagarés y otros efectos emitidos y avalados por sociedades del Grupo.

Estas inversiones se publicitaban en los medios de comunicación con un gran despliegue de información visual, ocultando siempre a los inversores la verdadera situación económica de todo el grupo empresarial, que era ya incapaz de hacer frente al cumplimiento regular de sus obligaciones.

En realidad, la mayor parte de los fondos captados del público en todo el territorio nacional fueron redirigidos a una caja única en una sucursal del banco Etcheverría en Madrid de la que los acusados disponían en función de las necesidades del holding empresarial, incluidos los cuantiosos gastos de índole personal del clan familiar.

Dinero desaparecido

Se estima que mediante 13 sucesivas emisiones los acusados captaron más de 337 millones de euros a más de 4.100 personas, de los cuales dejaron sin devolver 289 millones, habiendo sido declaradas en concurso de acreedores tanto las sociedades emisoras de pagarés como las avalistas. Se desconoce el destino último de, al menos, 82 millones de euros que los acusados retiraron en efectivo de las cuentas bancarias.

La acusación también se dirige por un delito de alzamiento de bienes contra los hermanos Ruiz-Mateos, el liquidador Ángel de Cabo (condenado por el vaciamiento de Viajes Marsans) y los colaboradores de este, por la venta de las sociedades del Grupo Nueva Rumasa al entorno societario de dichos acusados. Tuvo lugar con posterioridad a las emisiones con el fin de controlar los concursos de acreedores de las sociedades emisoras y salvaguardar en lo posible el patrimonio personal de la familia Ruiz-Mateos.