Alba González Sanz y su sustituta Rita Bosaho en la dirección general de Diversidad Racial.

Alba González Sanz y su sustituta Rita Bosaho en la dirección general de Diversidad Racial.

Política

Primera crisis en el equipo de Montero: su directora de Diversidad Racial se va por no ser negra

La sustituirá Rita Bosaho, militante de Podemos de origen ecuatoguineano y que fue la primera diputada negra del Congreso.

Noticias relacionadas

Alba González Sanz ha anunciado este miércoles que renuncia a ser la nueva directora general de Igualdad de Trato y Diversidad Étnico Racial, dependiente del Ministerio de Igualdad que dirige Irene Montero, según ha anunciado la propia edil de Podemos-Equo en Gijón.

González da un paso al lado porque no pertenece a un "colectivo racializado", según ha explicado en un hilo de Twitter. "Hemos reorganizado el equipo de este Ministerio para que haya una presencia visible de mujeres pertenecientes a colectivos racializados. Eso significa que no asumiré la Dirección General", ha escrito en la citada red social.

Tras esta renuncia, este cargo estará ocupado por Rita Bosaho, militante de Podemos y de origen ecuatogineano, según han informado a Europa Press fuentes del Ministerio.

Con nacionalidad española pero nacida en Guinea Ecuatorial, Bosaho se convirtió en la primera mujer negra en conseguir un escaño en el Congreso de los Diputados en 2016 tras presentarse como cabeza de lista por Alicante de la coalición Compromís-Podemos-És el moment.

Licenciada en Historia por la Universidad de Alicante, ha cursado un máster en Identidades e Integración en la Europa Contemporánea y destaca por su compromiso político en la lucha contra el racismo y la defensa de los derechos humanos.

Ha desarrollado su mayor labor profesional en el ámbito de los derechos humanos y en la defensa de los derechos de las mujeres, con especial atención a las situaciones de injusticia en países de Latinoamérica y África.

Los motivos de su renuncia

Rita Bosaho ocupará así el puesto al que Montero había postulado a Alba González, que este mismo miércoles se despedía de sus compañeros en el Ayuntamiento de Gijón antes del último Pleno subrayando que sería un "honor y un orgullo" trabajar con Irene Montero.

No obstante, ha decido dar un paso atrás para hacer más visible en el Ministerio la presencia de "colectivos racializados", aunque se ha puesto a disposición de Montero para colaborar en la lucha por la igualdad.

"Si algo sabemos en el feminismo es que la representación y lo simbólico importan. Hemos reorganizado el equipo de este Ministerio para que haya una presencia visible de mujeres pertenecientes a colectivos racializados. Eso significa que no asumiré la Dirección General", ha indicado González en redes sociales.

En esta línea, ha explicado que las funciones y contenido de la Dirección General de Igualdad "eran más amplios de lo que se ha interpretado" y, en este sentido, ha explicado que aceptó esta cargo "con el empeño de trabajar por la igualdad" y dada su experiencia de temas como la redistribución económica o la paridad.

González ha trasladado un mensaje de "ánimo, suerte y buen tino" a Rita Bosaho en su nuevo puesto y se ha puesto a su disposición si en algo puede serle de utilidad "en la tarea, amplia y diversa, que tiene por delante".