Pedro Sánchez abandona el Congreso tras lograr ser investido.

Pedro Sánchez abandona el Congreso tras lograr ser investido. Efe

Política Gobierno PSOE-Podemos

Sánchez no anunciará su Gobierno hasta la próxima semana tras forzar su investidura en Reyes

Ha sido investido este martes en segunda votación con 167 síes, 165 noes y 18 abstenciones.

Noticias relacionadas

Pedro Sánchez retrasa a la semana que viene el anuncio de la composición de su nuevo gobierno, en coalición con Unidas Podemos. El socialista, que trabajó para conseguir la investidura cuanto antes -y así lo hizo, afectando el calendario navideño-, no tiene prisa sin embargo para hacer público su gabinete.

Sánchez visitará este miércoles al Rey a las 11:00 horas y prometerá su cargo, pero no será después, tampoco el jueves ni el viernes, parece que tampoco el fin de semana, cuando convocará a los medios de comunicación en el Palacio de la Moncloa para leer el listado de los ministros, han informado fuentes oficiales a la agencia Efe.

El famoso abrazo entre Sánchez y Pablo Iglesias se produjo el 12 de noviembre, apenas 48 horas después de las elecciones generales. Desde ese día, equipos de ambos partidos han ido confeccionando un equipo que a tenor de las últimas informaciones no está cerrado.

Altas y bajas

Eso sí, ya ha trascendido el nombre de algunos de los integrantes del próximo Consejo de Ministros -estaba previsto que la primera reunión tuviera lugar este mismo viernes-, como el de Manuel Castells al frente de Ciencia, además de los ya sabidos del propio Iglesias -vicepresidente-; Irene Montero -Igualdad-; Yolanda Díaz -Trabajo- o Alberto Garzón -Consumo-.

Entre las incógnitas, los ministros hasta la fecha en funciones que continuarán y si habrá alguna baja, así como quién será titular de Exteriores tras la salida de Josep Borrell.

En las próximas horas, con su plasmación en el BOE, se pone fin a 254 días de Gobierno en funciones, desde el 28 de abril del año pasado, un tiempo extenso que, pese a todo, no supera los 315 días que estuvo Mariano Rajoy durante 2016.

La investidura, conseguida con 167 síes y 165 noes, además de permitir al Gobierno aprobar unos presupuestos propios (que tendrá que ratificar el Parlamento), le facultará para llevar a las Cámaras proyectos legislativos. Y el Parlamento podrá recuperar la 'normalidad'.