Las lágrimas de Pablo Iglesias en el Congreso.

Las lágrimas de Pablo Iglesias en el Congreso. TVE

Política INVESTIDURA

Pablo Iglesias llora en la Cámara tras la investidura durante la entrega de un ramo a Aina Vidal

El secretario general de Unidas Podemos, que será vicepresidente, no ha podido contener las lágrimas tras prosperar la votación.

Noticias relacionadas

Minutos después de prosperar la investidura de Pedro Sánchez, el secretario general de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha roto a llorar. Ha sido durante la entrega de un ramo de flores a Aina Vidal, diputada de su partido, que ha asistido a la Cámara a pesar de sufrir "un cáncer agresivo y extendido".

El homenaje a la diputada catalana ha sido, en primer lugar, de todos los partidos. Inés Arrimadas le ha deseado una pronta recuperación desde la tribuna. Ha sido al concluir la sesión cuando Iglesias, visiblemente emocionado, le ha acercado un gran ramo de flores hasta su escaño y se ha puesto a llorar.

El llanto del líder de Podemos se ha prolongado durante varios minutos. Con lágrimas en los ojos, también ha abrazado a su compañero Pablo Echenique. Este martes es el día más feliz en la carrera política de Pablo Iglesias. Tras cinco años de andadura, se consuma su "asalto a los cielos".

Unidas Podemos, que nació para las elecciones europeas de 2014, contará con una vicepresidencia -la del propio Iglesias- y cuatro ministerios en el próximo gobierno de España. Será mediante una coalición con el PSOE, que liderará Pedro Sánchez.

Al poco de anunciarse el recuento, Iglesias ha ido a abrazar a Sánchez, igual que hizo tras la firma del acuerdo, igual que hizo en la primera sesión del debate de esta investidura. El presidente del Gobierno ha aceptado el gesto de buen grado y también han estrechado amistosamente sus manos ante decenas de fotógrafos.

Tras el saludo a varios de los ministros socialistas, Iglesias se ha ausentado del hemiciclo para recoger el ramo de flores, que ha llevado hasta el escaño de Aina Vidal, varias filas por encima del suyo. La Cámara ha prorrumpido en aplausos.

Un Pablo Iglesias emocionado y sus diputados han levantado el puño izquierdo y han gritado "¡sí se puede!" durante varios minutos.