Cayetana Álvarez de Toledo durante su intervención.

Cayetana Álvarez de Toledo durante su intervención. Fernando Villar EFE

Política PLENO EXTRAORDINARIO

Cayetana se estrena en el Congreso: "Sanchismo y Salvinismo son lo mismo"

La portavoz del PP se ha dirigido a la vicepresidenta Calvo: "Parece que viene a decir que con la derecha mueren más inmigrantes que con ustedes".

La expectación ante la primera intervención de Cayetana Álvarez de Toledo como portavoz del Partido Popular era palpable minutos antes de que arrancara el Pleno extraordinario de este jueves en el Congreso. Y no ha defraudado: la diputada ha desplegado su discurso con un tono duro que dirigía tanto al presidente en funciones, Pedro Sánchez, como a su vicepresidenta, Carmen Calvo.

"Señora Calvo, tantas son sus frases extravagantes como las veces que ha ofendido la inteligencia de los españoles, la Constitución, el diccionario, la enciclopedia y hasta la Wikipedia", ha comenzado Álvarez de Toledo. "Hoy ha dicho usted que viene a defender una política, pero parece que viene a decir que con la derecha mueren más inmigrantes que con ustedes".

Sobre la crisis del Open Arms, la popular ha manifestado que la política llevada a cabo por el Ejecutivo socialista "es inflamable". "Un barco a la deriva se ha de asistir siempre. Eso no se discute. Pero con respeto a la humanidad y a la legalidad", ha indicado.

"Ni víctimas ni culpables"

Para la portavoz popular, "Sanchismo y Salvinismo son lo mismo". Por dos motivos, según ha esgrimido: uno, "ambos utilizan el océano para ganar votos"; dos, "exhiben el mismo desprecio por el individuo". "Conciben los inmigrantes como parte de un bloque, todos homogéneos. No son ni víctimas ni culpables, por definición".

"Orillaron la legalidad y abandonaron la humanidad", ha sintetizado Álvarez de Toledo. "Cómo le voy a explicar esto a un grupo cuyos socios no solo ven un conflicto sino una contradicción entre democracia y legalidad y la alientan todos los días".

Finalmente, la diputada del PP ha recordado una cita de François Mitterrand, dirigida a la izquierda, en la que afirmaba que "no tienen el monopolio del corazón". "Es una frase muy manida pero el Open Arms demuestra que ustedes tampoco tienen ni siquiera en régimen compartido el dominio de la cabeza. Ni corazón ni cabeza, señora Calvo. Ni corazón ni cabeza".