Teodoro García Egea, secretario general del PP, y Fernando López Miras, líder del partido en Murcia.

Teodoro García Egea, secretario general del PP, y Fernando López Miras, líder del partido en Murcia. Efe

Política

PP, Cs y Vox alcanzan un acuerdo para que el popular López Miras sea presidente de Murcia

Vox rebaja en este documento sus exigencias, eliminando por ejemplo toda referencia a la revisión de la Ley LGTBI.

Noticias relacionadas

PP y Ciudadanos han dado este viernes su visto bueno al documento de investidura propuesto por Vox, cuya aceptación supondrá el apoyo automático de la formación de Abascal a la investidura del candidato popular a la presidencia de la Comunidad, Fernando López Miras.

Así lo han hecho saber el candidato del PP a la presidencia de la Comunidad y presidente del Grupo Parlamentario Popular, Fernando López Miras, y la portavoz del Grupo Parlamentario Ciudadanos, Isabel Franco, tras reunirse este viernes por la mañana en la Asamblea Regional para analizar el documento propuesto por Vox.

En declaraciones a los medios de comunicación al terminar el encuentro, López Miras ha señalado que este documento, una vez analizado, es "asumible plenamente" por su parte tras comprobar que son "perfectamente compatibles y complementarias" con el acuerdo alcanzado entre PP y Cs.

"Generosidad"

Franco, por su parte, ha señalado que se han dedicado a estudiar en detalle el documento y cree que "no es incompatible con el pacto de gobierno suscrito entre Cs y el PP para los próximos cuatro años. Finalmente, cree que se ha impuesto "la responsabilidad y la generosidad" para llegar a un "punto de encuentro que haga viable que las políticas liberales de Cs lleguen al Gobierno regional.

PP, Cs y Vox alcanzan un acuerdo para que el popular López Miras sea presidente de Murcia

Cabe recordar que Vox rebajó en este documento sus exigencias, eliminando por ejemplo toda referencia a la revisión de la Ley LGTBI de la Región de Murcia, a pesar de que era una exigencia que había mantenido hasta ahora en los borradores y los documentos sometidos a la negociación.

En cambio, este documento sí que mantiene otro de los puntos más polémicos, como es la necesidad de que los padres tengan la libertad de elegir la educación de sus hijos y que "no se adoctrine a los niños más allá de las asignaturas curriculares". Los padres serán los que decidan si sus hijos reciben estos contenidos.

El documento también mantiene el compromiso a desarrollar "programas de prevención de cualquier tipo de violencia intrafamiliar".