El exdirigente de CDC, Oriol Pujol, en una foto de archivo.

El exdirigente de CDC, Oriol Pujol, en una foto de archivo. Marta Pérez EFE

Política CATALUÑA

Las ventajas de llamarse Pujol: Oriol saldrá a la calle a los 2 meses de su condena por corrupción

Sólo el juez de Vigilancia Penitenciaria puede impedir que el hijo de Jordi Pujol acceda al tercer grado y librarse así de la condena.

70 días de una condena de 910. Exactamente, el 7,69% del total. Ese es el porcentaje de pena cumplida con el que Oriol Pujol accederá el próximo jueves al tercer grado penitenciario, si no lo evita antes el juez de Vigilancia Penitenciaria a denuncia de la Fiscalía.

Oriol Pujol, el único de los hijos de Jordi Pujol que se dedicó a la política, ingresó en prisión el pasado 17 de enero tras ser condenado por los delitos de tráfico de influencias, cohecho y falsedad documental. Ahora, accederá al tercer grado penitenciario después de que la secretaria de Medidas Penales, Reinserción y Atención a las Víctimas de la Generalidad haya ratificado una propuesta en ese sentido de la Junta de Tratamiento de la prisión de Brians 2, donde el condenado cumple su pena.

El tercer grado le permitirá a Oriol Pujol acceder a un régimen de semilibertad que sólo obliga al preso a pasar ocho horas diarias, de lunes a viernes, en prisión. En la práctica, los presos en tercer grado sólo acuden a prisión para dormir. Oriol Pujol cumplirá esas ocho horas en alguna de las prisiones de régimen abierto de Barcelona, y que para los presos con domicilio en Barcelona suelen ser Trinitat Vella, Wad Ras o Brians 1.

La decisión de la secretaria de Medidas Penales, Reinserción y Atención a la Víctima de la Generalidad no ha sido una sorpresa para nadie. La concesión del tercer grado a Oriol Pujol se daba por descontada entre muchos trabajadores del servicio penitenciario catalán. Para la concesión del tercer grado se tienen en cuenta criterios como la longitud de la pena, el riesgo de reincidencia, la buena o mala conducta del preso, el apoyo familiar o si se trata o no de la primera condena, lo que deja un amplio margen de discrecionalidad a la Administración

Sí ha chocado, sin embargo, el empeño que ha puesto el Departamento de Justicia de la Generalidad en recordar que el tercer grado no es una medida excepcional, que una de cada tres clasificaciones iniciales de internos se hacen directamente en tercer grado y que 1.640 presos de los 8.484 que cumplen penas de prisión en la actualidad en Cataluña lo hacen en régimen de semilibertad. 

Cobro de comisiones

Cuando acceda de forma definitiva al tercer grado, Oriol Pujol podrá trabajar o realizar tareas encaminadas a su reinserción, como cursos de formación, en total libertad. Pero su horizonte penal no ha quedado despejado. El hijo de Jordi Pujol es uno de los investigados por el juez José de la Mata, de la Audiencia Nacional, en la causa que se sigue contra el clan familiar por la fortuna que habría presuntamente ocultado en Andorra y que el magistrado considera que encaja en "un patrón de comportamiento sistemático y metodología uniforme para el tráfico de influencias y otras actividades corruptas". Si resulta condenado por estos hechos, Oriol Pujol tendría bastante más difícil acceder de nuevo a un tercer grado al tratarse de su segunda condena. 

Durante su juicio por el caso ITV, Oriol Pujol reconoció haber cobrado comisiones por valor de 443.660 euros camufladas como facturas por trabajos inexistentes que su esposa, Anna Vidal, giraba a su amigo el empresario Sergi Alsina. El pacto al que llegó Oriol Pujol con la Fiscalía le permitió ser condenado en conformidad a sólo dos años y medio de cárcel. Sergi Alsina fue condenado a una pena de dos años de cárcel. Otro excargo de CDC implicado en la trama, Josep Tous, aceptó una condena de cinco meses de cárcel sustituibles por una multa. La mujer de Oriol Pujol se libró de la cárcel a cambio de una multa de 83.210 euros

Sin pena en la práctica

El tercer grado sólo podría ahora ser bloqueado por el juez de Vigilancia Penitenciaria tras una denuncia de la Fiscalía. Para tomar una decisión al respecto, el juez debería solicitar informes sobre el preso al centro penitenciario de Brians 2, en Sant Esteve de Sesrovires (Barcelona), donde Pujol cumplía condena.

Los motivos por los que el magistrado podría revocar el tercer grado son varios. En noviembre de 2014, el juez de Vigilancia Penitenciaria de Valladolid Florencio Marcos revocó el tercer grado concedido al expresidente de Baleares Jaume Matas al considerar que este "rompía la confianza en el Estado de derecho". La revocación del tercer grado no obligaría a Pujol a volver a prisión de inmediato, puesto que la decisión del juez sería recurrible ante una instancia superior, en este caso la Audiencia Nacional. 

La concesión del tercer grado a Oriol Pujol es además relevante por cuanto permite aventurar cómo actuaría la Generalidad -que tiene transferidas por el Estado la competencia de prisiones- en el caso de que los presos del procés fueran condenados por el Tribunal Supremo. El exfiscal anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo ha lamentado, en declaraciones recogidas por Crónica Global, la concesión del tercer grado a Oriol Pujol con el argumento de que esta "anula prácticamente la pena impuesta"