Pedro Sánchez, junto a Santiago Vidal, Meritxell Batet, Joan Tardà, Gabriel Rufián y Antonio Hernando.

Pedro Sánchez, junto a Santiago Vidal, Meritxell Batet, Joan Tardà, Gabriel Rufián y Antonio Hernando. EFE Madrid

Política ELECCIONES 28-A

El vídeo bomba contra Sánchez: "La separación de Cataluña es cuestión de tiempo"

La grabación del juez independentista Santiago Vidal en la que describe las promesas que le habría hecho el líder del PSOE, reaparece en campaña.

El vídeo es de noviembre de 2016, pero ha reaparecido ahora y puede que vuelva durante la campaña electoral con el claro intento de dañar la imagen de Pedro Sánchez. En el video, el juez y por aquel entonces senador Santiago Vidal describe durante una charla de ERC en el Museo de Granollers y sin ahorrar ningún detalle, una reunión de Pedro Sánchez con Joan Tardà, Gabriel Rufián y él mismo en la que el secretario general del PSOE habría afirmado su convencimiento de que Cataluña "es una nación" y de que la secesión de Cataluña "es cuestión de tiempo". 

En dicha reunión, que según Vidal tuvo lugar en abril de 2016 en el despacho de Pedro Sánchez, participaron también Meritxell Batet, actual ministra de Política Territorial y cabeza de lista por Barcelona para el 28-A, y Antonio Hernando, que pocos meses después del encuentro con los representantes de ERC presentó su dimisión como portavoz del PSOE en el Congreso tras defender la abstención de los socialistas en la votación de investidura de Mariano Rajoy

Según Santiago Vidal, que fue suspendido en 2015 durante tres años como juez de la Audiencia de Barcelona por haber participado en la redacción de una Constitución catalana, las palabras de Pedro Sánchez fueron: "Quería transmitiros dos cosas. Yo sé que Cataluña es una nación, pero jamás lo diré públicamente. Yo sé que la separación de Cataluña de España, si no hay un cambio radical del Estado español, es cuestión de tiempo. Quería deciros que si soy presidente del Gobierno español, jamás aplicaré el artículo 155 de la Constitución. Y, además, es jurídicamente inaplicable".

Según Vidal, Sánchez también habría prometido durante esa reunión ordenar a la Fiscalía archivar "todos los procedimientos contra Artur Mas, Irene Rigau y Joana Ortega" por la celebración del referéndum del 9-N. Procedimientos que en ese momento estaban en manos del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Y lo que es aún más llamativo: el secretario general del PSOE, que por aquel entonces buscaba apoyos para su investidura, habría afirmado que esa reunión se producía "tras desobedecer al Comité Federal del PSOE".

La reunión a la que alude Santiago Vidal no es una invención, aunque Pedro Sánchez afirmó tras la polémica que ésta no tuvo lugar en abril de 2016, sino en febrero de ese mismo año, y que fue pública y notoria. También aseguró el presidente del Gobierno que todas las revelaciones de Vidal son "una sarta de mentiras" y que la prueba de ello es que ERC votó en contra de su investidura con el argumento de que el PSOE se oponía a la celebración de un referéndum de autodeterminación en Cataluña.

La duda surge cuando se comprueba que algunas de las afirmaciones que el juez pronunció durante el ciclo de charlas de ERC en los meses de noviembre y diciembre de 2016 se han comprobado verosímiles. Como por ejemplo, la de que la Generalidad de Cataluña disponía ya por aquel entonces, de forma ilegal, de los datos fiscales de todos los ciudadanos catalanes. Unos datos que habrían sido utilizados para la confección del censo universal que permitió la celebración del referéndum del 1-N y sin los cuales este habría sido imposible.

PP y PSOE, a favor de un referéndum

A favor de Sánchez juega sin embargo la obviedad de que muchas otras de las afirmaciones de Vidal entran en el terreno de lo disparatado, como la de que 11 de los 28 Estados de la UE reconocerían la Cataluña independiente "al día siguiente del referéndum", o la de que el mismo Estado español la reconocería de facto a los treinta días por medio de la petición de una reunión bilateral Cataluña-España. 

Las dudas aumentan cuando se atiende a otra de las afirmaciones de Santiago Vidal. "Un día, en los pasillos del Senado, estaban Javier Arenas, José Montilla Joan Lerma. Paso a su lado y me dicen: "Oye, Vidal, ¿tú hablas mucho con Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, verdad? Quisiéramos que de parte del PP y del PSOE les transmitieras lo siguiente: estamos viendo que esto de Cataluña no hay quien lo pare. Al final nos vamos a hacer daño. Y como se trata de evitarlo, y lo que te transmitimos no es un opinión personal, porque ya la hemos comentado con los máximos responsables de nuestros respectivos partidos, si al final conseguimos llegar a una solución más o menos consensuada para que se celebre el referéndum en Cataluña, para que los catalanes podáis expresar vuestra opinión, eso sí, sin cambiar la ley actual, sin efectos jurídicos inmediatamente, si al final conseguimos esto, y al final ganáis el referéndum, ¿cómo veis que cuando nos sentemos a negociar la desconexión, uno de los puntos es que España y Cataluña formen una especie de Commonwealth?".

Santiago Vidal dimitió como senador en enero de 2017 tras la polémica provocada por sus charlas y por la revelación de las supuestas ilegalidades de la Generalidad. Hace unas semanas, el martes 13 de febrero, el exsenador declaró frente al juez de instrucción 13 de Barcelona que nada de lo pronunciado en esas charlas era real. Apenas una "interpretación dialéctica atrevida donde se afirman cosas que no son concretas", según fuentes jurídicas citadas por el diario El Nacional. Pedro Sánchez siempre podrá afirmar, en fin, que el testigo no es creíble. Pero no puede evitar que sus enemigos traten de utilizar el vídeo como bomba electoral contra él.