La ministra Calviño conversa con su homólogo griego durante el Eurogrupo

La ministra Calviño conversa con su homólogo griego durante el Eurogrupo UE

Política

El Eurogrupo confirma el suspenso a los Presupuestos de Pedro Sánchez

Bruselas

El Eurogrupo ha revisado los Presupuestos para 2019 pactados por el Gobierno de Pedro Sánchez con Podemos y confirma la nota que les puso la Comisión: suspenso. El plan presupuestario español "corre el riesgo de incumplir las exigencias del Pacto de Estabilidad y Crecimiento" y tampoco respeta la obligación de reducir la deuda pública, señalan las conclusiones aprobadas este martes por los ministros de Finanzas de la eurozona.

El Gobierno de Pedro Sánchez debe "considerar en tiempo oportuno las medidas adicionales necesarias para hacer frente a los riesgos identificados por la Comisión y garantizar que su presupuesto para 2019 respete las disposiciones del Pacto de Estabilidad", reclama el Eurogrupo. En la misma situación que España se encuentran Bélgica, Francia, Portugal y Eslovenia. Caso aparte es el del Gobierno populista de Italia, que directamente se ha saltado las normas presupuestarias de la UE: el resto de ministros de Finanzas le piden que rectifique.

El comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, se ha felicitado del respaldo del Eurogrupo y ha dicho que no cambia "ni una palabra" de su opinión sobre el plan presupuestario español. Bruselas cree que el Gobierno de Sánchez ha inflado la previsión de ingresos generados por los nuevos impuestos como la tasa digital o la tasa financiera; oculta algunos gastos adicionales; y no cumplirá los objetivos de reducción del déficit comprometidos con la EU.

Sin embargo, la ministra de Economía, Nadia Calviño, ha restado importancia a las malas notas que ha recibido el presupuesto español en el Eurogrupo. "Nuestro plan presupuestario está dentro de los márgenes de flexibilidad del Pacto de Estabilidad y Crecimiento y es normal en esta fase que haya discrepancias o distintas evaluaciones o estimaciones sobre cuál va a ser el resultado efectivo de las medidas que nosotros queremos poner en marcha", dijo Calviño este lunes.

Calviño no cambia su hoja de ruta

Los malos resultados del PSOE en las elecciones andaluzas del domingo no van a alterar los planes del Gobierno de Sánchez de enviar en las próximas semanas al Congreso un borrador de Presupuestos, sostiene la ministra de Economía. "No cambia para nada la hoja de ruta de presentar un proyecto de Presupuestos generales del Estado que combine disciplina presupuestaria con las políticas sociales tendentes a reducir la desigualdad en nuestro país", ha asegurado Calviño.

El Eurogrupo de este lunes (que se ha prolongado hasta primera hora del martes por el debate sobre la reforma del euro) ha debatido también el informe de los 'hombres de negro' de la Comisión y el Banco Central Europeo (BCE) que visitaron Madrid en octubre en una de las misiones semestrales de vigilancia para garantizar que España devuelve el dinero del rescate bancario.

Los inspectores reclaman a España "proseguir la consolidación fiscal con el objetivo de garantizar una reducción decisiva de su elevada deuda pública y reconstruir los amortiguadores presupuestarios necesarios para superar posibles shocks adversos, preservando al mismo tiempo la sostenibilidad a largo plazo de sus finanzas públicas".

El informe definitivo de los 'hombres de negro' avisa de un aumento de los "riesgos" que amenazan las perspectivas de crecimiento de la economía española, y cita entre ellos algunas políticas del Gobierno de Sánchez como "el aumento propuesto en el salario mínimo". Una medida que según la Comisión y el BCE podría reducir la creación de empleo.

Los inspectores tienen también dudas sobre la decisión del Gobierno de Sánchez de que en el futuro sean los bancos y no los clientes los que paguen el impuesto de formalización de las hipotecas. "Esta nueva carga sobre el sector bancario podría conducir a algunos efectos en la nueva producción de crédito y los tipos u otras tasas que deben pagar los clientes", dice el informe. Es decir, podría traducirse en menos hipotecas y más caras.