José Pedro Pérez Llorca.

José Pedro Pérez Llorca.

Política 40 aniversario de la Constitución

Uno de los 'padres' de la Constitución alerta: hay abierta una operación de "jaque al Rey"

El jurista José Pedro Pérez Llorca, uno de los siete ponentes de la Constitución de 1978, ha abogado este lunes por reformar la Carta Magna porque es una demanda de la ciudadanía, si bien ha alertado de que en este momento España vive una crisis institucional y hay abierta operación de "jaque al Rey".

Así lo ha asegurado durante un acto organizado en el Congreso por la Asociación de Jueces Francisco de Vitoria con motivo del 40 aniversario de la Ley de Leyes, en el que también han participado otros dos 'padres' texto constitucional, Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón y Miquel Roca, y al que ha asistido la fiscal general del Estado, María José Segarra.

Pérez Llorca, uno de los tres representantes con los que contó la Unión de Centro Democrático (UCD) de Adolfo Suárez en la ponencia constitucional, ha subrayado que España está en momentos de crisis política, social e institucional e incluso que hay en marcha una operación de "jaque al Rey".

"Saldremos bien"

No obstante se ha mostrado convencido de que esta crisis "pasará" y de que se llegará "a una posible reforma de la Constitución". "Espero que haya una reforma constitución porque la sociedad española quiere esa reforma", ha manifestado Pérez Llorca, para apuntar que ahora lo que hace falta es que las distintas fuerzas políticas se pongan de acuerdo sobre "qué hay que tocar" de la Carta Magna. "Pero creo que saldremos bien", ha apostillado.

Durante su alocución, Pérez Llorca ha puesto en valor la Constitución de 1978, "hija de la Transición" y fruto de una época "difícil" en la que el Rey Juan Carlos I, "aunque no esté ahora de moda decirlo", fue "fundamental" en todo el proceso.

Pero pese a destacar que el texto constitucional ha superado diversos "embates" en los últimos 40 años, también ha hecho autocrítica para apuntar que hay asuntos, como el autonómico, la educación o las lenguas en los que la vigente ley de leyes es "algo deficitaria".

"Reticencias" de Roca a la reforma

Más conservador se ha mostrado el abogado Miquel Roca, que representó a los nacionalistas catalanes en la redacción de la Constitución y que no ha ocultado que siente "muchas reticencias" ante una eventual reforma de la misma.

Desde su punto de vista, la "vocación reformadora" oculta en el fondo un "deseo de revolución" que, de ser "auténtico", debería traducirse en una revisión "en contra" del propio texto constitucional.

Por eso, tras recalcar que el 90% del electorado la refrendó con sus votos, se ha mostrado partidario de que pueda durar "40 años más", aunque ha admitido que podría "mejorarse y reformarse" en algunos. En concreto, ha reconocido que habría que "repensar un poco el Senado" para adaptarlo al devenir del Estado autonómico.

De su lado, Herrero y Rodríguez de Miñón, también autor de la Carta Magna como diputado de la UCD y después de Alianza Popular, ha definido la Constitución como un instrumento de seguridad y de garantía. "Nada es absolutamente rígido ni absolutamente flexible", ha explicado.