El presidente del PP, Pablo Casado, en su primera rueda de prensa en Moncloa.

El presidente del PP, Pablo Casado, en su primera rueda de prensa en Moncloa. Efe

Política PRIMERA REUNIÓN "DE TRABAJO"

Casado exige a Sánchez que ponga a Torra líneas rojas penales y políticas

El presidente del Gobierno se reúne durante casi tres horas con el líder del PP, que le ofrece su mayoría absoluta en el Senado para volver a aplicar el 155 si es necesario.

El presidente del Gobierno ha mantenido la primera reunión de trabajo con el líder de la oposición en Moncloa. Pedro Sánchez y Pablo Casado han puesto sobre la mesa sus agendas y el recién estrenado presidente del PP se ha mostrado implacable con cualquier tipo de cesión a los independentistas. De hecho, ha exigido al jefe del Ejecutivo que ponga al presidente de la Generalitat, Quim Torra, líneas rojas tanto políticas como penales. "No cabe ninguna cesión ni negociación acerca de la recuperación de las infraestructuras de Estado o sobre la celebración de un referéndum pactado", avisó.

El único que compareció tras el encuentro fue Pablo Casado, a quien el Gobierno prestó la sala de prensa que Moncloa usa habitualmente para el presidente y mandatarios internacionales "por decencia". El líder del PP pidió a Sánchez "fortaleza contra el independentismo" tras la "actuación intolerable de algunos independentistas contra el juez Pablo Llarena". De hecho, Casado reconoció que veía necesario "reforzar la seguridad" de algunas personas que velan por la integridad de España. Y puso el ejemplo del rey Felipe VI El líder del PP pidió al presidente Sánchez que "garantice que no se producirán altercados ni ultrajes" al monarca si decide acudir a los actos de aniversario de los atentados del 17 de agosto en Barcelona.

Casado exhibió la fortaleza de su partido, "50 escaños más que el partido que Gobierna y mayoría en el Senado" para decir que está dispuesto a volver a aplicar el 155 en Cataluña si se aprueban "nuevas leyes de transitoriedad" en el Parlament o si se impulsa "otro referéndum" similar al del 1 de octubre. El presidente del PP se mostró a favor de ampliar todavía más la intervención en Cataluña y se mostró dispuesto a intervenir TV3 y controlar en los colegios que los profesores no ataquen a hijos de guardias civiles.

"No acercar presos"

El recién estrenado jefe de la oposición también le dijo a Pedro Sánchez que su partido está a favor de reformar el Código Penal para introducir como tipo delictivo la organización de referéndum ilegales. La agenda que Pablo Casado desplegó ante Pedro Sánchez fue más extensa. También le recordó que el PP "no vamos a permitir el acercamiento de presos etarras a cárceles vascas", que la política tributaria "debe ser la de bajar impuestos y no crear nuevos" y garantizar "la seguridad de nuestras fronteras y apoyar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado".

El PP también planteó una reforma de la ley electoral para que la lista más votada en las municipales sea la que gobierne en ayuntamientos y reclamó un nuevo modelo de financiación autonómica que supere el de 2009. Además, pidió colaboración en el Pacto de Toledo para llegar a un "sistema sostenible que no dependa de la previsión presupuestaria de cada ejercicio o en la imposición de nuevos tributos" y desbloquear la ley de educación.

"Posición de España en el mundo"

Casado también apostó ante Sánchez por un pacto nacional sobre el agua y le reclamó que "se haga oír al explicar la posición de España en el mundo". Por último, el presidente del Partido Popular se comprometió a seguir trabajando junto al Gobierno "de forma leal" en el pacto de violencia de género que se firmó hace unos meses.