Puigdemont se dirige a los 45.000 manifestantes independentistas en Bruselas

Puigdemont se dirige a los 45.000 manifestantes independentistas en Bruselas François Lenoir/Reuters

Política

Puigdemont endurece sus críticas a la UE: "Apoya la represión de Rajoy"

El expresidente catalán sugiere que Bruselas deberá intervenir tras el 21-D.

Bruselas

La manifestación de 45.000 independentistas en Bruselas tenía como objetivo exigir a la Unión Europea que medie en la crisis catalana, pero también ha estado cargada de mensajes críticos a los dirigentes comunitarios por ignorar las peticiones de los secesionistas. Unas críticas que han sido retomadas por Carles Puigdemont en su discurso al término de la marcha. 

El expresidente de la Generalitat acusa a los dirigentes comunitarios -y en particular al presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker- de ser cómplices de la "represión" contra Cataluña que a su juicio ejerce el Gobierno de Mariano Rajoy.  

"Los derechos fundamentales deben defenderse tanto para un independentista como para alguien que no es independentista, deben valer para todos. Y cada vez que alguien utiliza dos varas de medir, y están muy cerca de aquí los que lo hacen, no están respetando los valores fundamentales de nuestra querida Europa", ha dicho el expresidente catalán desde la plaza Jean Rey del barrio europeo de Bruselas, muy cerca de las tres instituciones comunitarias: Eurocámara, Consejo y Comisión. 

¿Delincuentes o demócratas?

"Quiero dirigirle un mensaje al señor Juncker, a todos los amigos del señor Rajoy. Escuchad bien, ¿habéis visto en algún lugar del mundo una manifestación como está para apoyar a delincuentes?", ha insistido Puigdemont. A su juicio, la respuesta es negativa y significa que "quizá no somos delincuentes, quizá somos demócratas".

No obstante, el expresidente catalán ha intentado huir de la retórica euroescéptica y asegura que lo que defiende es otra Europa, una Europa que se preocupe de los ciudadanos y no de los Estados. "Cuando la Europa oficial se dedica a animar a Rajoy en su represión, es cuando pasan cosas maravillosas como la de hoy, que en lugar de alejarnos de Europa, nos empuja a acercarnos todavía más, a venir a Bruselas y hacer oir nuestra voz pacífica pero firme", sostiene.

"Queremos una Europa que no tenga miedo de decirle a uno de sus miembros cuando no respeta los derechos básicos, lo que le estamos diciendo aquí nosotros hoy y lo que diremos el 21-D: Así no", ha concluido Puigdemont. A su juicio, la UE se verá obligada a intervenir en la crisis catalana si los secesionistas ganan esas elecciones.