Política

"Apaños", "bocadillos" y tres viajes: así se repartieron Alicante Castedo, Alperi y Ortiz

El juez que ha procesado a los exalcaldes: “El urbanismo de la ciudad era el negocio de unos cuantos privilegiados”.

Noticias relacionadas

Dos exalcaldes de Alicante, Sonia Castedo y Luis Díaz Alperi, se sentarán en el banquillo acusados de amañar el nuevo Plan General de Alicante para beneficiar al empresario Enrique Ortiz (que también ha sido procesado) en una “trama societaria” de tráfico de información privilegiada en el que todos habrían salido beneficiados.

Uno, el empresario que además ha admitido haber financiado ilegalmente al PP en Gürtel y que se habría visto beneficiado por conocer de antemano, influir y sacar provecho del nuevo dibujo urbano de Alicante. Otros, los exalcaldes, por usar y facilitar la información privilegiada que tenían como regidores del Ayuntamiento y obtener regalos como viajes a Andorra, Ibiza y Creta.

El juez Manrique Tejada, que ha instruido la causa desde 2010, ha emitido un auto de procesamiento al ver indicios de delito en esta actuación en la que, dice en el auto facilitado este martes por el TSJ valenciano, “existe algo más que una actividad poco ética”.

Para el juez queda probado que entre los tres existe un nexo “de íntima amistad”, que llega “a un grado máximo de complicidad” en el que se influye en las decisiones del Ayuntamiento y que permite a Ortiz “alcanzar cotas de poder real en decisiones públicas inalcanzables para cualquier ciudadano”. El magistrado recoge lo escuchado en las conversaciones grabadas entre los acusados: “Apañar” es “apañar” y “pintar” es “pintar”… Porque, tal y como recoge el auto de procesamiento, a Ortiz, políticos y técnicos “le van apañando” el diseño urbano.

LAS GRABACIONES

Es más, el instructor habla de la existencia de una presunta “trama societaria” con participación de personajes claves con relación directa entre todos ellos en la que cada uno tiene una misión concreta y desarrollan su papel. “Es un escenario en el que se visualiza el urbanismo de la ciudad como negocio de unos cuantos privilegiados, alejando al resto de ciudadanos del protagonismo que el urbanismo exige de la sociedad de un Estado de derecho. Fuera de ese grupo no existe posibilidad alguna de desarrollo de actividad urbanística y eso se deduce de la propia realidad de las cosas que se van acreditando”, resume.

El juez de Alicante recibe una pieza separada de otra investigación sobre basuras en Orihuela (el llamado caso Brugal) en la que unas grabaciones hacen sospechar la connivencia de Ortiz con políticos alicantinos durante el proceso de revisión del PGOU de la ciudad. El juez de Orihuela autorizó escuchas en el teléfono del empresario en mayo de 2008, en pleno proceso de revisión urbanística de Alicante. Las transcripciones no tienen desperdicio. Se habla de “apañar” modificaciones y de “pintar” el mapa urbano "a la carta".

El departamento de urbanismo del ayuntamiento recibe el proyecto en julio de 2008 y no sería hasta octubre de ese año cuando se expusiera públicamente por primera vez. Sonia Castedo era edil de Urbanismo entonces y tomó el relevo de la alcaldía a Díaz Alperi el 17 de septiembre de 2008. Enrique Ortiz fue uno de los primeros en saber del cambio, antes incluso de que el entonces regidor lo anunciara públicamente porque él mismo se lo dijo por teléfono el día 11 y en ese instante le pasa a Castedo. Ya entonces se hablaban como “amigos” y para el instructor esto es un indicio más que acredita la “especial relación” que unía al empresario con los exalcaldes.

CASTEDO A ORTIZ: “Y TE HEMOS APAÑADO TAMBIÉN…”

El 21 de mayo de 2008, a las 17:21 horas, Ortiz y Castedo (aún concejala de Urbanismo) hablan por teléfono. La conversación se produce seis días después de una reunión clave para la investigación y que ha quedado registrada por la videovigilancia del Ayuntamiento. Ese día el empresario también procesado en Gürtel mantuvo una reunión con Castedo y con el redactor del plan urbanístico que oficialmente no entrega el proyecto al consistorio hasta julio.

Ortiz y Castedo en una imagen de archivo.

Ortiz y Castedo en una imagen de archivo. Efe

Es decir, la reunión se produce en pleno proceso. “Si nos ven, mal rollo”, le dijo Ortiz al director del equipo redactor del plan dos días antes de aquella reunión. Pero las cámaras les grabaron y días después (el 21) Sonia Castedo y Enrique Ortiz mantuvieron esta conversación:

Ortiz: No, pero aparte, yo… con lo que me dijiste que el otro día tengo que ver el dibujo ese...urgente.

Castedo: ¿De qué?

Ortiz: De lo que me dijiste es que no me podrías enseñar, que luego cuando se fue éste me dijiste que ya me enseñarías.

Sonia: Sí, lo que pasa es que me tiene que dar un plano actualizado, porque no hay ninguno actualizado.

Ortiz: Ya, pero poco más o menos me tienes que decir…

Sonia: Te hemos apañado también lo de...lo que hay entre el APA 9 y LOMAS DE GARBINET.

Ortiz: Sí.

Sonia: Y tenemos apañado también lo del Rico Pérez.

Ortiz: Muy bien, pues eso quiero que me lo expliques eso. Pero antes de llamarme inicialmente… media hora conmigo. Yo creo que me merezco que me veas media hora… y me enseñas y me contestas alguna pregunta que tengo que hacer, que tengo que comprar algo por ahí.

Sonia: Ah, vale, vale.

La conversación grabada es de vital relevancia para el instructor porque de ella se refleja “no solo la especial relación de confianza entre el principal constructor de Alicante y la responsable de urbanismo de la ciudad, sino la apariencia de que Sonia Castedo se comprometió a dar a Ortiz una información que no quería dar delante del director del equipo redactor”.

... Y ORTIZ A CASTEDO: “ERES LA HOSTIA”

Los dos vuelven a hablar el 3 de julio de 2008, dos días después de que el Ayuntamiento reciba oficialmente el proyecto de revisión del PGOU para su exposición pública, que no sería hasta octubre. Pero ese día Ortiz habla con la entonces edil de Urbanismo y le dice: “Me has dado un tebeo del coyote (…) Eres la hostia, eres la tía más grande que he conocido en la vida”.

Para el magistrado instructor, estas conversaciones sumadas a otras diligencias son claros indicios de la capacidad que el empresario tenía para “influir” en la voluntad de los exalcaldes de Alicante y de que en aquella reunión clave se trataron temas que beneficiaban a sus intereses. Ortiz le habla incluso directamente a Sonia Castedo de “pintar” el mapa urbanístico según sus intereses.

En esta conversación del 3 de julio de 2008, el juez ve un posible delito de revelación de información privilegiada por parte de Castedo porque cree que la exalcaldesa le entregó información urbanística del planeamiento, presuntamente de un plano que iba sufriendo modificaciones. A cambio de esta información privilegiada, Ortiz habría dado contraprestaciones. El auto habla de regalos como viajes, coches, contratación de personal a dedo, entrega de dinero en efectivo.

LOS VIAJES A ANDORRA E IBIZA

El día de Navidad de 2008 hay otra grabación recogida en el auto en el que Castedo agradece a Ortiz el regalo navideño recibido. En esa conversación hablan de la familia y de la preparación de un viaje a Andorra para esquiar que realizan ambas familias. Del aquel viaje es la polémica foto en la que se ve a la exalcaldesa en pijama junto a su marido y el empresario (además de otras personas) sentados en el suelo. El juez también habla de un segundo viaje y le dedica el apartado: “Fin de año en Andorra 2008/2009”. La exalcaldesa se desplaza hasta allí en un vehículo Mercedes propiedad del empresario. La causa cita que Castedo pagó en efectivo el viaje pero no constan extracciones de dinero de sus cuentas.

La exalcaldesa también viajó en dos ocasiones a Ibiza en el yate de Ortiz. En uno de ellos, en el verano de 2009, el empresario contrató una avioneta para ‘devolver’ a Castedo a la Comunidad Valenciana por el fallecimiento de un conseller. Según el juez, todo un “auténtico servicio de transporte entre la península y las islas costeado por Ortiz y del cual hace uso la alcaldesa, familia y allegados”.

En la investigación, la Udef también detalló un presunto regalo del promotor a la alcaldesa de un Mini Cooper azul oscuro. Así se lo contaba a su mujer en una conversación grabada del 15 de agosto de 2009:

Mujer de Ortiz: Qué me decías ayer del coche?

Ortiz: Ahhhh, que se lo voy a regalar a Sonia.

La alcaldesa ahora procesada alegó que ella cedió ese coche a una persona que sí se lo pagó a Ortiz.

LOS ‘BOCADILLOS’ DE ALPERI

Su antecesor, Díaz Alperi, también habría percibido dádivas. En su caso, los informes policiales hablan de entregas de dinero en efectivo (que los acusados llaman como “bocadillos”) cuyo destinatario era el exalcalde. El auto cita dos retiradas de dinero por 150.000 y 174.000 euros que presuntamente fueron a parar para abonar las viviendas de los hijos de Alperi. Fue así, continúa el instructor, como se consuma el cohecho.

Pero hay más. Alperi viajó a Creta en un jet privado en un viaje que costó unos 36.000 euros y que pagó un empresario que el pasado año confesó que había recibido en un sobre el dinero para pagarlo por parte del entorno de Ortiz. De que Alperi subió al jet hay constancia porque le grabaron las cámaras de vigilancia.

En definitiva, toda una trama a costa del urbanismo alicantino que acabó siendo el “negocio de unos cuantos privilegiados”. En 2015, en plena vorágine de la investigación, el Ayuntamiento desistió de aplicar el PGOU y decidió iniciar un nuevo proceso, pero para el juez el daño ya estaba hecho.

Ahora, los tres han sido procesados por tráfico de influencias, revelación o uso de información privilegiada y cohecho al ver indicios de amaño del PGOU de Alicante en un proceso que el instructor define como “negocio de unos cuantos privilegiados”. El juez también se procesa por asesoramiento ilegal, información privilegiada, tráfico de influencias y cohecho al hermano de la exalcaldesa, José Luis Castedo. Además, figuran otros seis procesados. El juez instructor ha decidido sobreseer la causa respecto a la esposa de Ortiz, Manuela Carratalá.