Tomás Serrano

Tomás Serrano

España INVESTIDURA

Sánchez culpa a Iglesias del bloqueo: "Lo han rechazado todo inexplicablemente"

A falta de unas horas para la segunda votación, las posturas no pueden estar más alejadas mientras PSOE y Podemos se pelean a través de los medios. 

Noticias relacionadas

La investidura está abocada al fracaso. Salvo que haya un nuevo volantazo en las negociaciones, todo parece estar ya perdido. "Lo han rechazado todo inexplicablemente", explica una de las personas más próximas a Pedro Sánchez. "Deben rectificar y entrar en razón", añade. 

"No se han movido ni un ápice", explica un miembro del Gobierno con importantes responsabilidades. "Nosotros hemos hecho una última oferta que Podemos no puede rechazar", advierte otro ministro en conversación con EL ESPAÑOL.

"Ellos vuelven a su propuesta inicial después de varias ofertas. No han querido nunca avanzar. Hemos ido cediendo y ofertado muchas políticas distintas pero vuelven al punto de salida. Nuestra última oferta es más que generosa y parece que no la quieren tampoco", añade. ¿La investidura tendrá que esperar a septiembre? "Depende de su voto. Tiene tiempo de pensarlo", explica este miembro del gabinete en referencia a Iglesias.

PSOE y Unidas Podemos rompen las negociaciones

Estas palabras de dentro del núcleo duro del presidente llegan tras una tarde en la que los socialistas han difundido tanto las peticiones de Unidas Podemos (los morados aseguran que se trata de una "propuesta inicial, para empezar a negociar") como lo que le habrían ofrecido a Iglesias, incluyendo una vicepresidencia para Irene Montero y tres ministerios.

¿Negociaciones rotas?

Nadie se atreve a dar por rotas las negociaciones, pero de facto lo están porque las posturas de ambas formaciones no pueden estar más alejadas a tan solo unas horas de la segunda votación en el Congreso de los Diputados.

Sin embargo, en el PSOE no las dan de todo por perdidas, esperando que Podemos recapacite. En ese sentido, haber publicado los documentos puede ser, en sí misma, una vía para que Unidas Podemos reclame alguna de las carteras y se pueda llegar a un acuerdo. 

Si la voluntad fuera de ruptura total, esos documentos podrían haberse filtrado el jueves por la mañana, cuando ya no hubiera una noche y una mañana para intentar una solución. 

El PSOE, por boca del propio Sánchez, aseguró en todo momento que nunca desvelaría las interioridades de la negociación, pero este martes ha sido el que más detalladamente ha difundido las competencias en juego, algo que tanto puede ser un síntoma del naufragio de los contactos liderados por Pablo Echenique y Carmen Calvo como una última oportunidad para salvar la investidura. 

En Unidas Podemos lamentan que los socialistas hayan rechazado sus pretensiones, con las que querían llevar a cabo algunas de sus principales propuestas, como bajar la factura de la luz, luchar contra la precariedad laboral o avanzar en justicia tributaria. Según ellos, el PSOE nunca les ha ofrecido tanto como dice y, desde luego, no todo a la vez.