Un incendio arrasa 500 hectáreas en Beneixama (Alicante).

Un incendio arrasa 500 hectáreas en Beneixama (Alicante). Efe

España

Un incendio arrasa 500 hectáreas y obliga a desalojar a 45 personas en Beneixama (Alicante)

El Centro de Coordinación de Emergencias ha establecido la situación 2 del Plan Especial frente al riesgo de Incendios Forestales (PEIF).

Noticias relacionadas

Unas 45 personas han sido desalojadas de manera preventiva por el incendio forestal que ha arrasado ya 830 hectáreas en una zona de difícil acceso conocida como La Solana, en Beneixama (Alicante), según han informado fuentes de la Guardia Civil. A última hora del lunes el fuego evoluciona favorablemente. 

Estas personas fueron desalojadas de cuarenta viviendas diseminadas por la zona, han señalado a Efe fuentes del instituto armado.

También permanece cortada la carretera CV-657 en el punto kilométrico 12 del término municipal de Beneixama a consecuencia del fuego, que se ha declarado a las 14.05 horas por causas desconocidas y que afecta a masa forestal.

En las tareas de extinción participan catorce medios aéreos del Gobierno valenciano y del Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación. La Unidad Militar de Emergencias (UME), con 64 militares y 26 vehículos, se ha sumado a esas labores.

En concreto, el Ministerio ha enviado un avión anfibio Canadair de 5.500 litros de Los Llanos en Albacete, dos aviones anfibios de 3.100 litros de la base de Requena, un avión de comunicaciones y observación de Mutxamel (Alicante) y una brigada de refuerzo contra incendios de la base de Prado de Esquiladores en Cuenca que trabaja con dos helicópteros de transporte y descarga de 1.200 litros.

También intervienen siete unidades de bomberos forestales de la Generalitat, siete autobombas de las provincias de Valencia y Alicante, siete autobombas de bomberos de la Diputación de Alicante y de Valencia, y veintidós bomberos voluntarios de Salines y Alcoi.

Igualmente trabajan ocho brigadas forestales de Divalterra de las localidades de Anna, Bolbaite, Jalance, Jarafuel, Ayora, Llutxent, Navarrés y la Font d'en Carròs. Además, se ha movilizado la unidad de drones de la Agencia Valenciana de Seguridad y Respuesta a las Emergencias.

Desde el Ayuntamiento de Banyeres (Alicante) se ha emitido un comunicado en el que pide, por previsión y seguridad, a los propietarios de las edificaciones situadas entre la central eléctrica de Beneixama y la Venta el Borrego que desalojen las casetas y no intenten acceder a ellas hasta nuevo aviso.

El Centro de Coordinación de Emergencias ha establecido la situación 2 del Plan Especial frente al riesgo de Incendios Forestales (PEIF). Este nivel se decreta cuando un incendio, en su evolución previsible, puede afectar gravemente a la población y bienes de naturaleza no forestal.

Columnas de humo de 15.000 pies

Por otra parte, el gestor de la navegación aérea de España (Enaire) ha indicado en su cuenta de Twitter que la columna de humo generada por el incendio forestal de Beneixama llega hasta los 15.000 pies y que algunos aviones se desvían para evitarla, aunque ello no repercutía en las operaciones.

Sobre las 19 horas se ha celebrado una reunión de los trabajos de extinción con la asistencia de la consellera de Justicia, Gabriela Bravo, y el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, entre otros responsables, en la que se ha insistido en que no se obstaculice la zona a los vehículos de extinción y se dejen los accesos libres.

El delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana ha pedido a la población que "cumpla las órdenes" de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad y Protección Civil, evite "el bloqueo de los caminos y accesos" de los medios que trabajan en la tareas de extinción y no se resista a los desalojos.

Fulgencio ha hecho estas declaraciones a los periodistas antes de la reunión de coordinación de los trabajos de extinción del incendio, a la que también ha asistido la consellera de Justicia, Gabriela Bravo, ante la alerta de familias que habían acudido a la zona para ver el incendio.

Estas situaciones son "muy serias", ha insistido el delegado del Gobierno, quien ha asegurado que hay que mantener la seguridad de los profesionales y "no es cuestión de entorpecer ni poner en riesgo su integridad".

Fulgencio ha señalado asimismo que los desalojos no son un "capricho" y ha solicitado a la población afectada que "cumpla las instrucciones que den las fuerzas y cuerpos de seguridad".