España

Un incendio obliga a desalojar el Oceanogràfic de Valencia

El incendio ha provocado una gran columna de humo negro en el entorno, que puede ser vista desde diversos puntos de la ciudad.

El Oceanogràfic de Valencia recupera la "total normalidad" después del incendio que este martes ha afectado una torre prefabricada del recinto -sin causar daños a los trabajadores, visitantes ni los animales- y que ha obligado a evacuar a unas 1.400 personas, entre empleados y público. El incidente ha sido "muy aparatoso pero nadie ha corrido peligro" y la coordinación de los cuerpos de seguridad "ha sido espectacular".

Así lo han manifestado responsables de la entidad en declaraciones a los medios de comunicación tras el incendio declarado en una torre prefabricada del Oceanogràfic, en el área de acceso a la zona de tiburones. Desde el oceanográfico han subrayado que se ha tratado de un "incendio superficial en el acceso a la instalación de Océanos y que el fuego ha sido extinguido veinte minutos después de producirse". Añaden que la evacuación ha sido preventiva de todo el personal y visitantes y que "no ha habido que lamentar daños personales ni biológicos".

El incendio, que ha comenzado sobre las once menos diez de la mañana, ha provocado una gran columna de humo negro en el entorno, que ha podido ser vista desde diversos puntos de la ciudad. Hasta el lugar, se han desplazado bomberos de los parques Sur y Campanar, además de una bomba urbana pesada (BUP) y una bomba nodriza ligera (BNL) y un vehículo de mando, entre otros medios.

También ha colaborado los diversos cuerpos policiales en los trabajos de evacuación y acordonamiento de la zona. La Policía Local ha resaltado que, gracias a la rápida intervención, "no ha habido ningún herido", al tiempo que han agradecido también al personal del Oceanogràfic "por su ayuda y disposición".

El director general de Avanqua Oceanogràfic, la empresa que gestiona el espacio, Eduardo Nogués ha aseverado que el episodio ha sido "muy aparatoso" debido al material de la torre prefabricada, poliespán, y ha provocado "un humo muy negro, pero, afortunadamente, el fuego no ha prosperado hacia abajo en las instalaciones ni hacia el resto de edificios".

El directivo ha enfatizado "la coordinación espectacular" de los cuerpos y fueras de seguridad y el buen funcionamiento de los protocolos de evacuación. En este sentido, ha comentado que hace solo una semana se llevó a cabo un simulacro de evacuación integral.

En cuanto a las causas del incendio, ha apuntado que el origen parece estar en unas labores de reparación que se estaban realizando en las estructuras metalizadas, donde ha saltado una chispa. "Aunque se pongan todas las medidas, a veces los accidentes ocurren y lo importante es tener las medidas de control", ha agregado.

Canje de entradas

El Oceanogràfic tiene previsto publicar esta misma noche en la web el mecanismo para el canje de la entrada o la devolución del dinero, en su caso, ha informado Nogués, que ha pedido disculpas a los visitantes afectados. Una vez extinguido el incendio, se ha permitido al público acceder al aparcamiento.

Por su parte, el asesor científico Manuel Toharia ha manifestado que "ha sido un susto muy aparatoso" pero que "nadie ha corrido peligro" y los daños materiales "han sido muy escasos", ya que la torre afectada es "una tematización, como un decorado o una falla".

También ha destacado los simulacros de emergencia que se realizan en el recinto y que permiten que el personal esté "muy entrenado al respecto". Ha calculado que en unos tres minutos los 350 trabajadores que se encontraban en ese momento han sido evacuados y en unos pocos más, todos los visitantes.

Al ser primera hora de la mañana, estaban en esos momentos en el interior unos 350 empleados y 1.070 visitantes. En el mes de julio, el recinto suele acoger una media de entre 5.000 y 6.000 personas al día, según fuentes del oceanográfico.