Fachada de la sede del Diplocat, en Barcelona.

Fachada de la sede del Diplocat, en Barcelona.

España CATALUÑA

Diplocat, el aparato de propaganda exterior, se "reactiva" en vísperas del juicio al 'procés'

El servicio diplomático de la Generalitat, utilizado para desprestigiar la democracia española, reabrirá tras ser cerrado por el 155.

Noticias relacionadas

A menos de una semana para que comience en el Tribunal Supremo el juicio a los líderes del procés, la Generalitat de Cataluña ha tomado la decisión de "reactivar" su aparato propagandístico en el exterior. Con un tuit escrito en catalán, español y occitano, el Consejo de la Diplomacia Pública de Cataluña (Diplocat) ha anunciado su vuelta: "Estamos en reactivación. En breve retomamos nuestras actividades", ha publicado el organismo.

En aplicación del artículo 155, se decretó el cierre de todo el sistema de propaganda de la Generalitat, incluido el Diplocat, y el Govern se quedó sin el mayor entramado dedicado a internacionalizar el procés, a pesar de los esfuerzos de la Associació Catalana de Municipis (ACM) para evitarlo.

El Diplocat fue fundado el 22 de noviembre de 2012 por el entonces presidente de la Generalitat Artur Mas, con el objetivo de "desarrollar una estrategia de diplomacia pública y contribuir al conocimiento y reconocimiento exterior del país", según el diario oficial de la Generalitat. Hasta su liquidación el 15 de diciembre de 2017, el Diplocat era una entidad público-privada con sede en Barcelona, y estaba constituido por la Generalitat, los ayuntamientos y las diputaciones, universidades,  asociaciones supramunicipales y varias patronales.

La ACM llevó la supresión del Diplocat hasta el Supremo en diciembre de 2017 y solicitó su reactivación por el riesgo de que "se cree una situación de imposible o muy difícil reversión". La sala tercera de lo Contencioso-Administrativo se pronunció en febrero de 2018 para mantener esta disolución: "Ni la imagen de la Administración Catalana, ni los proyectos, iniciativas y expectativas de Diplocat sufrirán un prejuicio irreversible como consecuencia del mantenimiento de la efectividad de las disposiciones recurridas, si finalmente fueran estimadas las pretensiones de la ACM", concluyó el auto.

En junio pasado, Elsa Artadi, portavoz del gobierno catalán, anunció la decisión de la Generalitat de detener la "liquidación" de Diplocat pues, pese a haber sido clausurado, mantenía su "personalidad jurídica". Artadi anunció entonces que en breve se reuniría el patronato del organismo, que preside el propio presidente de la Generalitat.

Ahora, 14 meses después del cierre y en vísperas del inicio del juicio al procés, la organización responsable de las campañas internacionales para desprestigiar la democracia española se prepara para reiniciar su actividad.

El ministro de Exteriores, Josep Borrell, ha asegurado en varias ocasiones que el Gobierno no puede impedir la reapertura de las delegaciones de la Generalitat en el extranjero, y que sólo podrá actuar ante los tribunales si estas embajadas incumplen la ley.