El presidente Pedro Sánchez, a su llegada a la cumbre del 'brexit'

El presidente Pedro Sánchez, a su llegada a la cumbre del 'brexit' Piroschka van de Wouw/Reuters

España ANIVERSARIO DE LA CONSTITUCIÓN

Sánchez dice que derogaría la inviolabilidad del Rey y Ábalos lo limita a una "opinión" personal

  • El presidente del Gobierno: "No habría ningún problema". El número tres del PSOE: "La posición oficial es que no hay ninguna propuesta".
  • "Pero estoy convencido de que hasta el jefe del Estado también [renunciaría a la inviolabilidad]. No habría ningún problema. Al contrario", dijo, convencido. 

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, es partidario de derogar la inviolabilidad del Rey, recogida en la Constitución, que lo convierte en intocable para los tribunales al no estar sujetos sus actos a ninguna responsabilidad. 

"Sin duda alguna" Sánchez eliminaría esa prerrogativa, según ha dicho en una entrevista con varios medios, entre ellos la Agencia Efe, que le preguntaron si esa prerrogativa se había quedado vieja o incluso no debería haberse incluido en la Carta Magna. 

"Pero estoy convencido de que hasta el jefe del Estado también [estaría de acuerdo]. No habría ningún problema. Al contrario", dijo, convencido. 

Sánchez cree que es una "evidencia" de que no hay tiempo en el actual mandato para una reforma en profundidad de la Constitución pero sí que puede haber consenso para reformas puntuales como las de los aforamientos, recién presentada por el Consejo de Ministros.

De propuesta a "opinión"

Preguntado por esas declaraciones, el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, negó que haya propuesta alguna o que Sánchez quiera llevar sus deseos y análisis a la práctica. 

"La posición oficial es que no hay ninguna propuesta de revisión al respecto. Lo demás son opiniones, obviamente, del propio presidente y de quien haga falta, pero lo que cuenta es que no hay ninguna propuesta dirigida a esa cuestión". 

En otras palabras: Sánchez derogaría la inviolabilidad del Rey pero no la derogará. Y sus puntos de vista son "opiniones" personales sin trascendencia que no comprometen al Ejecutivo que preside.