Roger Torrent./

Roger Torrent./ Efe

España

Crece la tensión entre ERC y el JxCat por la suspensión de los diputados

La tensión entre los partidos independentistas se ha trasladado al Parlament de Cataluña. Si este miércoles los choques se producían por el ultimátum lanzado por Torra al presidente Sánchez, ahora es la sustitución de los políticos presos lo que sigue creando un muro entre ERC y JxCat.

Y es que JxCat se resiste por ahora a designar a un sustituto que asuma temporalmente las funciones de sus diputados suspendidos por el Tribunal Supremo, lo que deja en el aire sus votos de cara al pleno de este jueves, en un pulso a los letrados y al presidente de la cámara catalana, Roger Torrent.JxCat y ERC siguen sin ponerse de acuerdo en cómo interpretar el dictamen aprobado el miércoles por el Parlament con los votos de ambos grupos, más la CUP y los comunes.

El dictamen rechazaba por un lado la suspensión de seis diputados procesados por el Supremo -Carles Puigdemont, Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull (JxCat), Oriol Junqueras y Raül Romeva (ERC)- pero, por otro, avalaba que puedan delegar sus funciones en otro miembro de su grupo parlamentario, solución que ya apuntaba el juez Pablo Llarena.

En consonancia con él, Junqueras y Romeva enviaron el mismo miércoles un escrito para pedir que otro diputado del grupo de ERC pueda votar en su nombre en el pleno, pero, inesperadamente, JxCat anunció que no tenía intención de hacer lo mismo con sus cuatro afectados.

Los letrados del Parlament habían advertido de que no contabilizarán ningún voto de los diputados suspendidos que no hayan designado a un sustituto de su grupo parlamentario para que ejerza sus funciones, en un aviso directo a JxCat, aunque según fuentes de este grupo alegan que, al haber sido rechazada la suspensión, ya no es necesario sustituir a los afectados, sino que sigue valiendo la delegación de voto que ya ejercían anteriormente.

El criterio de JxCat, según el cual sus tres diputados en prisión preventiva -Sànchez, Turull y Rull- y Puigdemont -en Bélgica- pueden seguir ejerciendo el voto delegado sin necesidad de presentar otro escrito, choca con la opinión de ERC, que coincide con la de los letrados, y la tensión entre ambos grupos independentistas sigue creciendo.

Contra el presidente Torrent

Fuentes de ERC han denunciado una voluntad de "meter presión" al republicano Torrent de cara a las votaciones de este jueves, en las que puede verse obligado a negar el voto de Puigdemont, Sànchez, Turull y Rull si no han presentado un escrito designando a un sustituto.

Y si JxCat pierde estos cuatro votos, la mayoría independentista quedaría muy debilitada en la última jornada del Debate de Política General en el Parlament, en la que los dos socios del Govern podrían perder numerosas votaciones de propuestas de resolución.

ERC teme que en el pleno JxCat ponga sobre la mesa, en el último momento, un escrito idéntico al presentado antes de la suspensión, en el que sus cuatro diputados hablen de "delegar" su voto, y no de "designar" a un sustituto como prevé la fórmula que habían pactado y que forma parte del dictamen aprobado en el Parlament.

El malestar en las filas republicanas era notorio este miércoles en los pasillos del Parlament, ya que insisten en que el pacto con JxCat incluía presentar escritos de los seis diputados suspendidos "designando" a sus sustitutos, un acuerdo que se cerró tras largas negociaciones que incluyeron varias visitas a la cárcel de Lledoners, donde se hallan Sànchez, Turull, Rull, Junqueras y Romeva.

"Los acuerdos se cumplen", reiteraban fuentes de ERC, que reconocían que la situación con JxCat en estos momentos es "mucho peor" que cuando en julio se tuvo que suspender un pleno debido a sus discrepancias sobre cómo aplicar la suspensión de los diputados.

Fuentes de JxCat han asegurado que, si sus diputados presos "por una cuestión de dignidad" no quieren presentar los escritos que exigen los letrados del Parlament para designar a un miembro de su grupo que vote por ellos, no se presentarán, pero si finalmente deciden hacerlo, el grupo sí presentará los escritos.

El representante del PSC en la Mesa, David Pérez, ha presentado un escrito en el que, según fuentes socialistas, no se opone al voto delegado de Junqueras y Romeva, y sí plantea no contabilizar los votos de los diputados suspendidos que no designen a un sustituto.