El vicepresidente de Cataluña, Père Aragonés.

El vicepresidente de Cataluña, Père Aragonés. Efe

España

La Guardia Civil vincula a Aragonès con cuatro "proyectos clave" de la independencia catalana

Un informe de la Guardia Civil sostiene que el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, tenía encomendados cuatro "proyectos clave" de una eventual Cataluña independiente, tres de los cuales eran "estructuras de Estado", mientras ejerció de secretario de Economía.

Así consta en un informe, al que ha tenido acceso Efe, en el que el instituto armado analiza la documentación intervenida en el despacho y el domicilio particular del diputado de ERC y exsecretario de Hacienda Lluís Salvadó, uno de los detenidos en la operación que ordenó el 20 de septiembre del año pasado el juez que investiga el 1-O.

El magistrado remitió el pasado mes de agosto una exposición razonada al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) para que impute por el 1-O a Aragonès, diputado en el Parlament y por lo tanto aforado, pero la Fiscalía sostiene que por el momento no ve indicios suficientes para investigarlo. No obstante, en su informe remitido al juez que indaga el 1-O, la Guardia Civil insiste en que Aragonès, exnúmero 3 de Oriol Junqueras en el Departamento de Economía, trabajó en un proyecto de "sostenibilidad económica" de una hipotética Cataluña independiente y en la creación de tres "estructuras de Estado": el banco central, la autoridad catalana de inversiones y mercados y la autoridad catalana de la competencia.

En el marco de esos encargos, añade el instituto armado en su informe, Aragonès "participó en viajes a Irlanda, Londres y Eslovenia para explicar el contexto político de Cataluña, la hoja de ruta y los distintos escenarios económicos que contemplaban".

"Pere Aragonès conocía, además, el programa de visitantes internacionales en colaboración con el Diplocat", sostiene el informe de la Guardia Civil, que basa sus indicios en la documentación intervenida tanto a Salvadó como a Josep Maria Jové, exnúmero dos del Departamento de Economía y también imputado por el 1-O.

Además de esta alusión a Aragonès, el grueso del informe, fechado el pasado 20 de septiembre, está destinado a detallar los presuntos vínculos de Salvadó con la hoja de ruta unilateral a la independencia y la creación de estructuras de Estado. De hecho, pese a que fue detenido en la operación del 20S, el juez no ha elevado todavía ningún escrito al TSJC para que decida si imputa por el 1-O a Salvadó -actualmente diputado del Parlament por ERC-, pese que sí lo ha hecho en el caso de Jové y Aragonès.

En las conclusiones del informe, la Guardia Civil sostiene que Salvadó era "responsable de preparar y perfecto conocedor del escenario que se implementaría" al día siguiente del referéndum, en que estaba previsto adoptar "medidas simbólicas" como la retirada de las banderas o enseñas españolas o la supresión de la festividad del 12 de octubre.

El informe incluye anotaciones manuscritas de Salvadó sobre reuniones de trabajo y de partido relacionadas con la confección de la estructuras de Estado y el despliegue de la República, que según la Guardia Civil el Govern tenía el propósito de desarrollar "plenamente" en un plazo de medio año.

Entre los documentos analizados por el instituto armado figura un "sobre confidencial" que Francesc Sutrias, exdirector general de Patrimonio de la Generalitat, hizo llegar a Salvadó con un informe fechado en 2016 que analizaba los "activos y pasivos" de la administración española en Cataluña y apuntaba fórmulas para acordar su reparto con el Estado en caso de secesión. Ese estudio, añade la Guardia Civil, incluía un inventario que valoraba en 19.134 millones los bienes inmuebles del Estado en Cataluña, "sobre el que pretendían entablar negociaciones" una vez se hubiera declarado la independencia.