Carmen Montón, este lunes durante su rueda de prensa.

Carmen Montón, este lunes durante su rueda de prensa. Fernando Alvarado Agencia EFE

España CARMEN MONTÓN

"O se va, o se va": el PSOE presiona a Sánchez para que haga caer a Montón por su máster

  • Nadie en el PSOE ni en el Gobierno anima a Montón a seguir como ministra y en la Ejecutiva crecen las voces que creen que su situación es insostenible. 
  • Montón apoyó a Sánchez en sus momentos más críticos en el partido y ahora es el presidente quien frena su destitución. Podemos eleva el tono.
  • Montón: "No pedí trato de favor"

Noticias relacionadas

Hace exactamente dos años, Carmen Montón se vio sometida a una enorme presión dentro del PSOE. El secretario general, Pedro Sánchez, estaba en la cuerda floja tras sus malos resultados en dos elecciones generales. Medio partido creía que había que abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy y desbloquear la crisis institucional y criticaban además ferozmente la gestión de Sánchez. Entre los críticos estaba todo el poderío institucional en la Comunidad Valenciana, con Ximo Puig, líder del partido y president de la Generalitat, a la cabeza. 

De aquella Ejecutiva dimitieron a finales de septiembre 17 miembros, desatando una crisis que acabaría el 1 de octubre con la dimisión del propio Sánchez. Montón, también parte de la dirección, fue de las que se mantuvieron fieles a Sánchez, jugándose incluso su puesto como consellera de Sanidad y Salud Pública en la Generalitat valenciana de Puig. No dimitió y Sánchez se lo agradeció desde entonces. 

Este martes, el que está sometido a una enorme presión es Pedro Sánchez, hoy presidente del Gobierno. Procede de nuevo de su partido, donde numerosos miembros piden ya la marcha de Montón del Gobierno tras las informaciones que apuntan a supuestas irregularidades en el máster en Igualdad que obtuvo en el mismo instituto de la Universidad Rey Juan Carlos que Pablo Casado y Cristina Cifuentes los suyos, también rodeados de polémica. 

Numerosos miembros de la Ejecutiva socialista consultados por EL ESPAÑOL consideran inevitable ya su marcha. Ninguno, ni en público ni tampoco en privado, apuesta abiertamente por su continuidad. La práctica unanimidad tiene un valor especial por cuanto la Ejecutiva socialista es un grupo muy cercano a Sánchez, que en el último congreso sólo integró a uno de sus oponentes en las primarias, Patxi López. Y muchos son miembros del Gobierno tras la moción de censura. 

"Ya está tardando"

"O se va o se va. Ya está tardando y no concibo otra cosa", explica uno de los miembros de la Ejecutiva con un cargo relevante. "¿Qué diferencia hay con Casado?", se pregunta. Las fuentes de Moncloa y la portavoz en el Congreso, Adriana Lastra, responden a esta pregunta valorando las explicaciones de Montón, que están siendo ágiles y amplias. Pero eso suena más como un acuse de recibo cuando preguntados por si tiene que dimitir se quedan sin respuesta o constatan la obviendad de que, hasta ahora, sigue en su puesto en el Ministerio. 

"Veo difícil que Pedro pueda resistir", explica otro miembro de la Ejecutiva, con cargo en el Gobierno, que reconoce que "es delicado opinar porque no sólo se trata de política". "Su posición es insostenible. Con su actitud lo que está haciendo es blanquear a Casado", explica otro miembro distinto. "Quiero mucho a Carmen, pero la situación no va a mejorar. Si presentamos una moción de censura en Madrid por lo mismo, su situación es insostenible", dice un cuarto integrante de la dirección socialista. 

"Creo que Pedro se siente en deuda con ella por el comportamiento que tuvo con él cuando le quisieron matar. Pero esto no se sostiene", explica uno de ellos. 

"En su entrevista en la SER se parecía a Cifuentes", explica un diputado respecto a las explicaciones dadas el martes por la mañana. Este parlamentario lamenta que Montón haya comenzado a esgrimir certificados en duda y desentenderse de toda responsabilidad apuntando, como hizo la expresidenta de la Comunidad de Madrid, hacia la universidad. 

Crecientes dificultades para Sánchez

Desde Moncloa se insiste en que Montón está dando explicaciones, pero Sánchez tendrá que hacer frente a una presión creciente de la oposición. Este martes por la tarde va al Senado con todo su Gabinete para una sesión de control en la que no participan los ministros que están de viaje en el extranjero... y Carmen Montón, a salvo de los focos. 

El propio Congreso está a punto de citarla en sede parlamentaria para explicar el caso, algo a lo que Lastra no se niega. "Ella es una persona seria y rigurosa, que ha demostrado que hizo en todo momento lo que se le exigió y que no tuvo trato de favor, y ella no es consciente de tenerlo sino que hizo lo que le exigía la universidad", ha dicho en los pasillos de la Cámara Baja en la quizás más contundente muestra de apoyo hasta el momento. 

Sin embargo, los socios prioritarios del Gobierno comienzan a elevar la voz. "No nos han convencido las explicaciones de la ministra. No ha aclarado todo y hay muchas dudas", ha dicho la portavoz de Unidos Podemos, Ione Belarra. "No cabe ninguna duda de que la ministra tiene que dimitir" si se demuestran las irregularidades que, hoy por hoy, Montón no es capaz de aclarar.