La ministra de Sanidad, Carmen Montón, este lunes en la sede del Ministerio.

La ministra de Sanidad, Carmen Montón, este lunes en la sede del Ministerio. Fernando Alvarado Agencia EFE

España MÁSTER EN LA REY JUAN CARLOS

El máster de Montón deja a Sánchez sin estrategia contra Casado, salvo que la cese

"Si no la cesa, sufrirá el discurso regenerador y no podrá decir ni media palabra contra Pablo Casado. Si la cesa, pondrá de manifiesto que rectificar tanto ya no es de sabios sino de erráticos". Pedro Sánchez está en la encrucijada. Quien así habla, un conocido referente del PSOE, pone voz a lo que muchos en el partido expresan de múltiples formas tras la publicación en eldiario.es de varios artículos que ponen a Carmen Montón.

La ministra de Sanidad está en la diana por un máster cursado en la Universidad Rey Juan Carlos. Concretamente, en el instituto donde también obtuvieron sus polémicos títulos el presidente del PP, Pablo Casado, y la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. 

Nadie de entidad en su partido ni en el Gobierno la apoyó este lunes en público. Su ayuda vino de Casado, que aseguró confiar en sus explicaciones. En el Palacio de la Moncloa se transmitió un mensaje positivo valorando unas "explicaciones claras, amplias y transparentes" sin descartar en ningún momento que Montón siga el camino de Maxim Huerta, ministro de Cultura durante menos de una semana, y sea obligada a dimitir para pagar por su credibilidad dañada para tratar de preservar la del Ejecutivo y la de Pedro Sánchez. 

La estrategia de Sánchez

"Ha dado explicaciones y además las ha dado bien. Pero vamos a ver cómo evoluciona la situación. De momento, cuenta con el respaldo del presidente porque sigue en su puesto", explican fuentes de Moncloa. 

En el PSOE late la idea de que el máster de Montón ha dinamitado la estrategia de Sánchez contra Casado, pendiente de que el Tribunal Supremo admita a trámite el caso contra su propio máster. "No pinta bien", explica un presidente autonómico a este diario.

"Ya es mala suerte. Nos hace un roto ahora que podíamos atacar a Casado con esto", explica un diputado. "No sé lo que aguantará Pedro, sobre todo tras lo de Maxim Huerta. La línea roja se ha puesto muy fina", en palabras de un secretario de Organización regional. 

¿Una oportunidad contra Casado?

Otros, en el PSOE, creen que dejar caer a Montón es una baza perfecta contra Casado. Toda una oportunidad. "Lo pondrá ante el espejo. Si él hace dimitir a una de sus ministras, de las que lo apoyó en momentos difíciles, habrá fijado el listón muy alto por un caso muy parecido. ¿Por qué no va a reclamarle lo mismo a él?", se pregunta otro diputado.

En la Comunidad Valenciana no sorprende el asunto, ya que además fue motivo de críticas de la oposición, y en el partido se señala que Montón no controla una gran familia, por lo que destituirla no le supondría a Sánchez la creación de nuevas resistencias internas. 

Nada más conocerse el caso, las viejas declaraciones de Sánchez y del PSOE sobre Casado y Cifuentes no se hicieron esperar. "La mentira no puede presidir la Comunidad de Madrid y quienes la apoyan están apoyando la mentira" fue una de las más repetidas.

Tanto es así que los socialistas presentaron una moción de censura que probablemente hubiera prosperado con el apoyo de Podemos y Ciudadanos si Cifuentes no hubiera dimitido tras la publicación de un vídeo en el que sustraía unas cremas sin pagar de un supermercado. "Renunciar al máster es una condición necesaria, pero no suficiente. Cifuentes tiene que dimitir", tuiteó en otro momento Sánchez.