Isabel Celaá, ministra portavoz, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Isabel Celaá, ministra portavoz, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Zipi Agencia EFE

España PODEMOS

El Gobierno abre la puerta a volver a vender armas a Arabia Saudí para no perder un contrato multimillonario

  • Defensa anunció la paralización de venta de bombas a Arabia Saudí por 9,2 millones de euros y los trabajadores de Navantia en Cádiz ven peligrar un encargo de cinco corbetas por 1.813 millones. 
  • Susana Díaz pide al Ejecutivo una solución "cuanto antes" mientras los trabajadores se manifiestan en la calle. 

Noticias relacionadas

El lunes llegó el anuncio. El Ministerio de Defensa avanzó a los medios de comunicación que paralizaba un contrato de venta de armas a Arabia Saudí tras el bombardeo que este país llevó a cabo en Yemen, donde murieron 51 personas, entre ellos 40 niños. El contrato iba a reportar a España 9,2 millones de euros por fabricar 400 bombas. 

Este viernes, la situación era distinta. Los trabajadores de Navantia en Cádiz se echaron a la calle y cortaron redes de comunicación como la autovía A-4 ante el temor de que el contrato con Arabia Saudí para construir cinco corbetas quedase también sin efecto. Las cifras en este caso son mucho mayores: 1.813 millones de euros que se facturarán a Riad y empleos para 6.000 trabajadores durante años. 

La ministra portavoz, Isabel Celaá, no dio abasto este viernes para responder a las preguntas de la prensa tras el Consejo de Ministros. "Los 6.000 trabajadores de la Bahía de Cádiz pueden estar tranquilos de que el Gobierno está con ellos", dijo Celaá. 

Navantía, pendiente del contrato con Arabia Saudí

"Nos mantenemos firmes en los compromisos de colaboración con Arabia Saudí y obviamente en los compromisos adquiridos por las partes", según ella.

El Ejecutivo de Pedro Sánchez va a reunir una comisión interministerial para analizar el asunto desde todas las perspectivas. Que finalmente se mantenga el criterio de Defensa o el Gobierno se eche atrás ante el temor de perder el contrato multimillonario "depende de la resolución de la comisión", ha explicado Celaá. 

Preguntada en el Congreso, la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, ha ahuyentado la posibilidad de perder el contrato de los astilleros en Cádiz. "Hasta donde yo sé, el contrato sigue vigente y la fabricación sigue adelante", según ella, que este mismo jueves se cercioró en conversación con responsables de la empresa Navantia.

El dilema del Ejecutivo

El Gobierno se encuentra ante un verdadero dilema ejecutivo. Si con su mano izquierda envía un gesto de desaprobación a Arabia Saudí por sus actividades militares, con la derecha puede perder un contrato que puede incendiar Andalucía en plena precampaña electoral y provocar, de paso, una crisis diplomática con un país tradicionalmente aliado.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha pedido al Ejecutivo una solución "cuanto antes" para un contrato que hace semanas había celebrado con júbilo por el impacto económico en la zona. 

Fuentes del Gobierno explican que la decisión que Defensa presentó como firme es ahora una "declaración de intenciones" y abren la puerta a mantener el contrato con Arabia Saudí sin que, por el momento, haya trascendido si el Gobierno de Riad ha amenazado formalmente con rescindir los encargos a Navantia o en qué forma. 

Según un portavoz del Ejecutivo, a los trabajadores de Cádiz puede estar llegando información incompleta o equivocada, por lo que sus temores no estarían en el fondo justificados.