El diputado de Nueva Canarias Pedro Quevedo, en una imagen de archivo.

El diputado de Nueva Canarias Pedro Quevedo, en una imagen de archivo. Efe

España PRESUPUESTOS

Pedro Quevedo, diputado 176 en los Presupuestos del PP por error: "¡Me crecen los enanos!"

El PP logra, gracias a Cs y al PNV, que la izquierda no tumbe los Presupuestos y logra el apoyo inesperado de Quevedo, de Nueva Canarias, que dice haber sido confundido por otro diputado.

Patio del Congreso de los Diputados. Los parlamentarios salen escopetados del hemiciclo tras dos días de pesado debate sobre las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos Generales del Estado, uno de los trámites clave en el que la oposición trata de tumbar las cuentas públicas antes de su aprobación definitiva.

Las noticias parecían estar escritas de antemano tras el apoyo del PNV al Gobierno a cambio de una fuerte subida de las pensiones. No se esperaban sorpresas. El resto, ritual y gesticulación. El morbo político seguía estando en la situación interna del PP tras la estupefacción general provocada por el vídeo en el que Cristina Cifuentes supuestamente robaba dos cremas en un hipermercado, una revelación que precipitó su dimisión.

Y, sin embargo, la cabeza de un diputado, Pedro Quevedo, de Nueva Canarias, poco acostumbrado a estar bajo el foco de los medios, sobresalía entre un torbellino de periodistas que querían saber qué había ocurrido. ¿Por qué había votado con el PP en contra de las enmiendas a la totalidad de la oposición?

Quevedo, colorado e inquieto, se explicaba. "¡Me he equivocado! ¡Me crecen los enanos!". En esta legislatura, cada voto cuenta y Mariano Rajoy ha luchado por cada apoyo. Hoy tenía los de su grupo, Ciudadanos, Foro Asturias, UPN y Coalición Canaria, que también apoyaron su investidura. En total, 175 diputados para hacer frente a las enmiendas de la oposición contra otros 175 del PSOE, Podemos y los nacionalistas.

Con ese resultado, la votación se hubiera tenido que repetir hasta que acabasen decayendo las enmiendas de la oposición por el empate. Pero no hizo falta. Quevedo, que a las elecciones se presenta por Nueva Canarias, en coalición con el PSOE, votó con el Gobierno. 

"¡Te estás equivocando!"

El diputado no salía de su asombro y aseguraba que, durante la votación, un "compañero" le dijo: "¡Te estás equivocando!" Quevedo no ha identificado a su compañero, pero muy probablemente se trate de Isidro Martínez Oblanca, de Foro Asturias, que se sienta a su lado y votó con el PP. Quevedo asegura que fue su compañero quien pulsó el botón, votando por él. 

Se da la circunstancia de que Quevedo criticó este miércoles las cuentas públicas, algo que según él lo exime de toda duda, pero al mismo tiempo será imprescindible para la aprobación definitiva de los Presupuestos, cuando en unas semanas finalice el procedimiento. En ese momento, Quevedo probablemente votará con el Gobierno, como el año pasado, a cambio de concesiones para Canarias. El PSOE ya lo da por hecho. 

Pero Quevedo no quería hacerlo este jueves. Si en vez de equivocarse él lo hubiera hecho un diputado del PP, Cs o el PNV, Mariano Rajoy y Cristóbal Montoro hubieran visto como sus cuentas públicas mordían el polvo y quedaban sepultadas por la oposición. Sería un revés histórico para el presidente del Gobierno. Sin embargo, el error de Quevedo, ante el que muchos diputados no daban crédito, reforzaba su mayoría. 

En mayo, una nueva prueba en el Congreso

Al final, los presupuestos continúan su tramitación. Entre el 21 y el 24 de mayo el Congreso dará finalmente el visto bueno antes de que pasen al Senado, donde el PP tiene mayoría absoluta. Pero entonces, en la cámara baja, necesitará el voto de Quevedo junto a los demás que ha conseguido ya.

Montoro ha defendido los presupuestos como expansivos, que ponen fin a muchos recortes de la crisis, que mejoran el gasto social y que benefician a las clases medias. El PSOE y Podemos los ha rechazado por su contenido ideológico mientras que Ciudadanos los ha apoyado, criticando muy duramente al PP por otros asuntos, como la financiación del referéndum del 1-O en Cataluña supuestamente con dinero público.