Luis Casares Pardo, confidente de la Guardia Civil.

Luis Casares Pardo, confidente de la Guardia Civil.

España

Luis Casares, el hombre que propició el mayor golpe a ETA en venganza por una infidelidad

Acogió a un comando etarra en su casa y terminó siendo confidente de la Guardia Civil; dio la pista inicial que condujo a la desarticulación de Bidart.

La trayectoria de ETA, que ya apunta a su extinción, no se entendería sin el golpe de Bidart (Francia) en 1992. El 29 de marzo, la Gendarmería francesa y la Guardia Civil desarticularon la cúpula de la organización e incautó cuantiosa documentación para comprender los engranajes de su maquinaria. Aquello fue el principio del fin de la banda criminal. Una operación que probablemente no hubiera sido posible sin el soplo de Luis Casares Pardo, colaborador de los terroristas: despechado por una infidelidad, terminó ayudando a los cuerpos antiterroristas.

ETA consulta a sus bases el fin de su ciclo y función

Para comprender la trayectoria del personaje es necesario remontarse a 1989. Tiempos de plomo, en los que ETA se afanaba en teñir de sangre las portadas de los periódicos. Los comandos terroristas se movían con facilidad: no les faltaban apoyos entre la sociedad y las cuentas de la organización estaban saneadas.

Luis Casares era un laguntzaile, lo que en la jerga de ETA y su entorno se traducía como una persona que les ayudaba a moverse. Su casa, en la calle Ibaiondo de Ondárroa (Vizcaya), era refugio de terroristas. Allí se ocultaba el comando Eibar, compuesto por Juan Carlos Balerdi, Fermín Urdiain y Jesús María Ciganda. En su historial, diez asesinatos en cinco años. Convivían con Luis, su mujer y la hija de ambos, tal y como se explica en el libro Historia de un desafío (Editorial Península).

Los etarras se sintieron muy cómodos en esa casa. Demasiado.

Luis Casares se hartó de la situación y de las infidelidades. Casi más movido por despecho, se presentó ante las autoridades con un mensaje: "Puedo deciros dónde está el comando Eibar". Aquella afirmación debió sorprender a la Guardia Civil, que le pidió alguna prueba física. El laguntzaile reapareció en dependencias policiales con una muestra del material explosivo que utilizaban los etarras. 

Así comenzó una relación entre Luis Casares y la Guardia Civil que terminaría siendo fructífera. Los agentes comprobaron que la información era buena, pero se encontraron con un escollo de tintes políticos. 

Rafael Vera, en una imagen de 1986.

Rafael Vera, en una imagen de 1986.

El Gobierno de Felipe González, con Rafael Vera como secretario de Estado de Seguridad, negociaba con ETA en las llamadas conversaciones de Argel. Aquello congeló cualquier operación policial contra los terroristas, lo que se traducía en frustración entre los agentes que seguían al comando Eibar. 

En una ocasión, el Servicio de Información de la Guardia Civil detectó que Juan Carlos Balerdi, Fermín Urdiain y Jesús María Ciganda iban a cruzar a Francia. Eso podía echar al traste los seguimientos realizados desde hacía semanas. Inhabilitados para capturarlos, los agentes propiciaron un atasco de dimensiones bíblicas para evitar que los asesinos cruzaran los Pirineos.

Por fin, las negociaciones y la tregua se dieron por rotas el 4 de abril de 1989. Unos días más tarde, la Guardia Civil desarticuló el comando Eibar.

El misterio de una mochila

El Servicio de Información ofreció una coartada a Luis Casares Pardo para que no se descubriese su condición de confidente. El laguntzaile se trasladó al sur de Francia con su familia y siguió facilitando información a los cuerpos policiales, cada vez más por convicción que por despecho. Ni su mujer ni su hija sospecharon de sus movimientos.

La esposa de Luis Casares seguía colaborando de forma activa con ETA. Visitaba a menudo a Juan Carlos Balerdi -uno de los miembros del desarticulado comando Eibar- en la prisión de Ocaña-1. En un vis a vis, el terrorista le entregó una mochila para que la hiciera llegar a otros miembros de la banda.

Casares asumió el papel de mensajero. Con un peaje previo, claro. En una cita clandestina, entregó la mochila, una bolsa deportiva, a los agentes del Servicio de Información. Los guardias civiles, tras estudiarla minuciosamente, encontraron tres folios enrollados en forma de canutillo, oculta en la costura de una de las asas. Estudiaron el documento, hicieron una copia y lo depositaron en el mismo lugar en el que lo habían hallado.

La nota contenía un plan detallado de fuga de la cárcel de Ocaña-1, en la que estaban presos varios miembros de ETA. Además, se daban las coordenadas para una cita que debía producirse al sur de Francia, en Guéthary,  sin más detalles de quiénes iban a asistir. Una información demasiado valiosa como para tomarla a la ligera en un año en el que, con la Expo de Sevilla y los Juegos Olímpicos en el horizonte, ETA se había propuesto lanzar una ofensiva total.

José Luis Álvarez Santacristina, Txelis.

José Luis Álvarez Santacristina, Txelis. EFE

Los agentes siguieron la pista. Efectivamente, un hombre en bicicleta se presentó en el lugar y la hora establecidos. Se trataba de Francisco José Rollán, vecino de Rentería (Guipúzcoa). Al cabo de unos minutos apareció un vehículo con dos individuos a bordo. ¡Bingo! Uno de ellos era José Luis Álvarez Santacristina, alias Txelis, jefe del aparato político de ETA.

Esa descripción quizá se queda corta para definir a un hombre que había vertebrado las principales estructuras de la banda terrorista. Su nombre se había convertido en una obsesión para los cuerpos policiales. Él era el cerebro del terror, quien movía los resortes, el que decidía cuándo y cómo actuar.

La desarticulación de Bidart

Pese a la euforia, los agentes optaron por no precipitar la captura del jefe etarra. Desde hacía varios años habían establecido una política de seguimientos que, si bien era más arriesgada, permitía golpear más duro. Había que controlar a Txelis, alcanzar a los otros jefes de ETA para descabezar a la serpiente. Los guardias civiles tenían entre ceja y ceja capturar también a Francisco Múgica Garmendia, Pakito, y a Joseba Arregi Erostarbe, Fitipaldi. Entre los tres constituían el colectivo Artapalo: la cúpula de la banda. Si seguían a Txelis, quizá daban con ellos. Quizá.

La sargento Pepo, desplegada en el operativo, rememora aquellos días en Historia de un desafío: "Casi siempre llevábamos la comida desde España; los bocadillos franceses son incomibles y caros. En un receso y fuera de zona, el cabo Txantxi se sienta en un banco para comer el reglamentario bocadillo de tortilla de patatas que le había preparado su mujer. A nadie se le habría ocurrido antes: fuimos reconocidos como españoles por el bocadillo de tortilla. Los franceses que pasaban lo miraban con fruición. Algunos hasta se paraban a nuestro lado y llegaron a preguntarnos dónde habíamos comprado el bocadillo. (...) Ninguno de los dos sabíamos francés. Simulamos ser una pareja de sordomudos para no tener que entablar ninguna conversación".

Momento en el que se produjo la intervención en Bidart.

Momento en el que se produjo la intervención en Bidart. EFE

Aquellos seguimientos obtuvieron el resultado esperado el 29 de marzo de 1992. Txelis se reunió en el caserío conocido con el nombre de Xilocan, en Bidart, con los otros dos jefes de ETA. Los agentes franceses y la Guardia Civil rodearon la casa. A las 18.30 se dio la orden de intervención: "¡Police, police...!".

Joseba Arregui, Fiti, responsable del aparato logístico de ETA, tenía una placa de Policía francesa. Francisco Múgica Garmendia, Pakito, y José Luis Álvarez Santacristina, Txelis, estaban en la planta superior, arrojando documentos por el inodoro. Uno de los guardias civiles se abalanzó sobre el sanitario para intervenir los papeles: "Esto puede servir para salvar vidas".

La desarticulación de Bidart es el golpe más duro que jamás haya sufrido ETA. La documentación intervenida sirvió a la Guardia Civil para comprender los engranajes de la maquinaria del terror. Desde entonces, los cuerpos policiales comenzaron a llevar la iniciativa en la lucha antiterrorista. 

Fue el principio del fin de ETA. 

Los últimos días de Casares

Sin la intervención de Luis Casares, es posible que la derrota de ETA no se escribiese desde Bidart. El confidente alargó su colaboración con la Guardia Civil hasta su muerte, víctima de un cáncer, en marzo de 1996.

ETA y su entorno jamás sospecharon de la doble vida de Luis Casares. El laguntzaile fue enterrado con honores de gudari [soldado, en euskera]. Su funeral estuvo vestido por decenas de coronas de flores. En una de ellas se podía leer: "Tus amigos te recordarán siempre". Se la habían enviado sus amigos guardias civiles.