Errejón junto a Iglesias en una imagen de archivo.

Errejón junto a Iglesias en una imagen de archivo. Efe

España PELEA INTERNA

El pulso de Errejón a Iglesias en Madrid suscita dudas en Podemos: ¿Quiere borrarse para 2019?

El exnúmero dos mantiene el suspense sobre sus intenciones. Los pablistas no entienden su actitud. 

En Podemos Madrid ya hay quienes se preguntan si Íñigo Errejón realmente quiere, como asegura, ser el candidato a presidir la Comunidad de Madrid en las elecciones de 2019. La pugna desatada en la última semana por el control de las listas ha desenterrado los recelos internos entre las diferentes corrientes. Llegar a un acuerdo que temple los ánimos se antoja complicado a solo tres días de que se cierre el plazo para presentar candidaturas a las primarias. 

Muchos pablistas no entienden la actitud de los errejonistas. Acusan a Errejón de haber roto la baraja al dejar en el aire su candidatura mediante un órdago que planteó por el sistema de primarias que proponía el secretario general autonómico de Madrid, Ramón Espinar. Ese problema que intentó zanjar el propio Pablo Iglesias con un tono más que grave -"ni media tontería ni marear la perdiz"- estalló el jueves. Pero parecía resuelto este domingo, cuando las corrientes internas llegaron a un acuerdo para que el candidato y las listas se votasen de forma simultánea, como exigía Errejón. 

Iglesias avisa a Errejón: "Ni media tontería con cuestiones internas"

Sin embargo, votar al mismo tiempo quién es el candidato y quiénes le acompañan en la candidatura no era la única exigencia que plantea Errejón. Al decir de varias fuentes consultadas por EL ESPAÑOL, el exnúmero dos del partido morado reclama también tener el control total de la candidatura autonómica, manejar por completo los equipos de campaña y, lo más llamativo, incidir también en las listas municipales, reservándose el derecho de veto a la hora de confeccionar las candidaturas.

Esto último puede generar un grave problema con los más que hipotéticos socios de Podemos en los comicios, como Izquierda Unida, que no quieren estar supeditados al errejonismo. Desde el sector de Errejón se dice que las reclamaciones no son tan amplias, ni mucho menos, sino que se habla de tener "autonomía". 

El plazo expira el viernes  

Para los afines a Espinar e Iglesias en Podemos Madrid, las exigencias del errejonismo resultan desproporcionadas e inadmisibles. Entre ellos ya hay quienes se preguntan, como se ha dicho, si realmente Errejón quiere ser el candidato para presidir la Comunidad de Madrid en los comicios autonómicos. Él asegura que sí, pero condiciona su candidatura a que se cumplan sus demandas. Repite que tiene "el encargo de ganar la Comunidad de Madrid" pero remarca que tiene que hacerse "con un proyecto serio". 

El plazo para presentar candidatura a las primarias expira este próximo viernes a las doce de la noche. No por casualidad, al exnúmero dos de Podemos le preguntaban este martes en Al rojo vivo (La Sexta) por si está convencido de su candidatura. Errejón contestó afirmativamente diciendo que tiene "muchas ganas" y que lleva "un año trabajando en esto", pero, eso sí, dijo que será candidato "si hay buenas condiciones" y "si puedo desarrollar un proyecto ganador". Para sus críticos, esto quiere decir que solo será candidato si tiene una lista y una campaña a su medida. 

Espinar y los 'anticapis', a la gresca

Por si lo anterior fuera poco, los pablistas acusan a Errejón y los suyos de no haber valorado suficientemente que Espinar cediera el domingo respecto al sistema de votación de las primarias. Una cesión que, de rebote, le ha costado a Espinar un enorme problema con la corriente de Anticapitalistas. Este sector, el ubicado más a la izquierda, discrepa sobremanera de lo que está ocurriendo estos días y, de hecho, la anticapi Lorena Ruiz Huerta se plantea dar la batalla contra Errejón en las primarias