Patrulla de la Guardia Civil en una imagen de archivo.

Patrulla de la Guardia Civil en una imagen de archivo. EFE

España DETENIDOS EN MADRID

A prisión los tres cabecillas de la mayor red de blanqueo de capitales de Israel

El juez Ismael Moreno les ha tomado declaración y ha decidido enviarles a prisión hasta que sean extraditados a su país, donde se les busca por blanquear 180 millones de dólares.

Carmen Lucas-Torres Gonzalo Araluce Daniel Montero

Los hermanos Yarel, Tom y Yaniv Ben-David, tres hombres de origen israelí detenidos este martes en Madrid a los que se investiga por encabezar la mayor trama de blanqueo de capitales del país, han sido enviados a prisión. 

Tras su detención, adelantada este martes por EL ESPAÑOL, los tres han prestado declaración ante el juez Ismael Moreno de la Audiencia Nacional, que ha decidido enviarles a prisión provisional por los presuntos delitos de delitos contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social antes de ordenar su extradición a Israel, donde son buscados por las autoridades competentes.

La Policía de Israel les busca por lavar hasta 180 millones de dólares por medio de facturas falsas, prestación de servicios ficticios y un incremento irreal en el gasto de sus empresas y declaración fraudulenta de impuestos.

El juzgado central de instrucción número 2 de Madrid abrió una investigación a raíz de la información proporcionada por la policía israelí y pudo detenerles en Madrid mientras en su país se dio, simultáneamente, con otras 26 personas que trabajaban en la misma red. Las autoridades israelíes tienen 40 días para presentar la documentación necesaria y pedir la extradición de los tres detenidos en Madrid.

Detención en plena Gran Vía madrileña

Los agentes del Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) fueron quienes dieron con los presuntos delincuentes. A uno de ellos lo detuvieron cuando se disponía a coger un avión en el aeropuerto de Barajas, a otro en su domicilio, en plena Gran Vía madrileña, y al tercero en la vía pública.

Sobre los hermanos Ben-David pesaba una orden internacional de detención, por su implicación en varios delitos relacionados con el blanqueo y el fraude fiscal, todos ellos cometidos en Israel. En su historial figura la emisión de facturas falsas, la prestación de servicios no reales, un incremento irreal del gasto de empresas y la declaración fraudulenta de impuestos.