Celebración en Santander en un punto de venta de un décimo premiado.

Celebración en Santander en un punto de venta de un décimo premiado. Efe

España

Se busca al propietario de un décimo del segundo premio de Navidad

Una mujer se encontró en la calle el boleto dotado con 125,000 euros y lo entregó. Se ha suspendido el plazo de pago del premio, que caduca a los tres meses.

El Ayuntamiento de Santander busca al propietario de un décimo extraviado del segundo premio del sorteo de Navidad, dotado con 125.000 euros, que una mujer se encontró en la calle y entregó a la Policía Nacional.

El décimo llegó a la Policía el 23 de diciembre, cuando Santander todavía estaba celebrando su suerte en el sorteo más esperado del año, que dejó 138 millones del segundo premio, el 51244, y un pellizco del Gordo.

Tras consultar al juzgado de guardia y a los servicios jurídicos de Loterías y Apuestas del Estado, el décimo fue entregado al Ayuntamiento, que es el que debe comunicar el hallazgo según el Código Civil.

El Ayuntamiento publicará un anuncio en prensa dos domingos consecutivos para darlo a conocer e informar de los pasos que debe seguir el dueño, si aparece, para acreditar que el décimo es suyo.

El primer anuncio fue publicado este domingo y dice que "habiéndose hallado un décimo en la vía pública" del sorteo de Navidad -sin especificar el número ni el premio-, y en aplicación del artículo 615 del Código Civil "quien hubiere extraviado dicho décimo" deberá acreditar que es su poseedor ante la Secretaria General del Ayuntamiento "describiendo el número premiado, serie fracción, así como las circunstancias expresadas en su dorso".

Según el Código Civil, quien encuentre "una cosa mueble que no sea tesoro" debe restituirla a su propietario, y si este no es conocido, consignarlo en poder del alcalde, que habrá de publicar el hallazgo dos domingos consecutivos.

Si pasados dos años desde el último anuncio no se ha presentado el dueño, "la cosa encontrada o su valor" se adjudicarán a quien la encuentre, dice el artículo 615.

El décimo ha sido depositado en una entidad bancaria mientras se instruye el expediente, y una vez abierto por el Ayuntamiento, se ha suspendido el plazo de pago del premio, que caduca a los tres meses, hasta que se dicte una resolución.

Los ciudadanos están obligados a entregar a la Policía Local cualquier objeto de valor que encuentren en la calle o en un lugar público, ya sea una cartera con dinero, un reloj o un décimo premiado, porque si se quedan con él pueden estar cometiendo un delito, han recordado fuentes de la Jefatura Superior de Cantabria, que han ensalzado la actitud de la ciudadana que entregó el décimo en cuanto se enteró de que correspondía al segundo premio de Navidad.

El Código Civil recoge también que si el dueño aparece, deberá entregar una décima parte de las suma o del precio "de la cosa encontrada" a quien hubiera hecho el hallazgo, "si su valor excediese de 2.000 pesetas", es decir, los doce euros.