Momento de la detención de Sid Ben Iazza

Momento de la detención de Sid Ben Iazza Ministerio del Interior

España Detenido en Vinaroz

Said, el tendero que dejó su furgoneta y documentación al yihadista de la Rambla

La Guardia Civil arresta a este joven marroquí acusado de ayudar a los terroristas a burlar los controles para comprar el material explosivo.

Alejandro Requeijo Daniel Montero

Los Servicios de Información de la Guardia Civil han detenido este viernes en Vinaroz (Castellón) a un joven marroquí de 24 años por su relación con el comando yihadista que atentó el pasado agosto en Barcelona y Cambrils. Según informan a EL ESPAÑOL fuentes de la lucha antiterrorista, su nombre es Said Ben Iazza y regentaba una tienda de comestibles en la localidad castellonense situada a menos de 20 minutos de la base de los terroristas en Alcanar (Tarragona).   

Las fuentes consultadas por este periódico precisan que la relación entre este arrestado y los terroristas se debe a que uno de los autores de los atentados Younes Abouyaaqoub viajaba de forma regular a Vinaroz a vender oro y otros materiales generalmente robados. Era una de las vías de financiación del grupo. Abouyaaqoub fue el terrorista que perpetró el atropello masivo de la Rambla. El joven murió varios días después abatido por los Mossos d’Esquadra en un viñedo de Subirats (Barcelona).

Las tiendas de pintura

En sus visitas, este yihadista de 22 años -también marroquí- pasaba habitualmente por la tienda de Ben Iazza donde aprovechaba para comprar. Ambos compatriotas alcanzaron el nivel suficiente de relación como para que Abouyaaqoub le pidiese a Ben Iazza su furgoneta. También le solicitó su documentación para realizar compras en tiendas de pinturas ya que Abouyaaqoub no podía ya mostrar la suya porque había realizado muchas compras y en ese tipo de comercios se lleva un control precisamente por seguridad. Ben Iazza contaba con permiso de residencia en España hasta el 3 de febrero de 2021 y vivía en la Avenida Francisco José Balada, en Vinaroz.

Vivienda de Said Ben Iazza, en Vinaroz.

Vivienda de Said Ben Iazza, en Vinaroz.

El comando terrorista frecuentaba las tiendas de pinturas para hacerse con materiales como acetona y otros efectos usados para la fabricación del explosivo TATP, conocido como la madre de Satán: se trata de tipo del explosivo empleado habitualmente por los miembros de Estado Islámico y que es altamente inestable en su fabricación.

La casa de Alcanar (Tarragona) donde el comando tenía su base logística explotó cuando el grupo se encontraba manipulando estos materiales. La deflagración derrumbó la vivienda y dos miembros de la célula murieron bajo los escombros, uno de ellos fue el imán Es Satty, presunto dinamizador del grupo. Según ha informado Interior en el comunicado oficial de esta operación, el detenido también tenía relación con este líder religioso.

400 litros de acetona

En el marco de la investigación, se ha podido acreditar que los terroristas compraron acetona y otros materiales en tiendas de pintura Tortosa (Tarragona). En concreto, los trabajadores de esos comercios aseguran que fue Mohamed Hichamy, uno de los cinco fallecidos en Cambrils quien compró el material. Adquirió al menos 20 envases de acetona que ascienden a 400 litros.

Op_Parca_Yihadismo_Castellon

La acetona, también usada en la fabricación de algunas drogas, es el material que llevó a confundir a los Mossos y a descartar la tesis terrorista durante las primeras horas de la investigación tras la explosión de Alcanar. El objetivo del comando era hacer atentados a gran escala, pero el accidente en su escondite les obligó a cambiar sus planes criminales sobre la marcha.

Los atentados de Barcelona del 17 de agosto en La Rambla de Barcelona y de la madrugada siguiente en Cambrils (Tarragona) causaron la muerte de 16 personas y heridas a más de 130. La investigación que mantiene abierta la Guardia Civil está permitiendo reconstruir la actividad logística de la célula, que se extiende a las semanas previas a los atentados.

Ocho de los terroristas que formaban el grupo murieron, seis abatidos por las fuerzas de seguridad y dos en la explosión de un chalé en Alcanar (Tarragona), el 16 de agosto, la noche anterior al ataque de La Rambla; otros cuatro terroristas han sido detenidos hasta ahora, de los que dos ingresaron en prisión y otros dos fueron puestos en libertad.  Ahora hay un detenido más.