Alejandro Requeijo Daniel Montero

El brutal atentado de Barcelona y el intento de otro ataque en Cambrils fueron obra de una “célula organizada”, con “capacidad de causar muchas bajas” y que contaba a con “un plan meditado”. Esta es una de las principales conclusiones a las que llegan los expertos en la lucha antiterrorista implicados en la investigación.

Todas las fuentes consultadas durante las últimas horas coinciden en esta hipótesis de varios terroristas coordinados entre sí a pesar de que el atentado con vehículo -como los que han asolado otras veces Europa- podría haber sido obra de un terrorista aislado. Por el momento los investigadores relacionan tres escenarios, el primero de ellos es la explosión en Alcanar (Tarragona) la noche del miércoles al jueves, el segundo es el atropello masivo de Barcelona y el tercero, horas después, otro intento de atentado en Cambrils (Tarragona) frustrado por los Mossos ya de madrugada.

No es la primera vez que se sucede una cadena de atentados relacionados entre sí en distintos lugares en un corto espacio de tiempo. El precedente más significativo es el de noviembre de 2015 en París cuando otro comando perpetró varias explosiones en los aledaños del Estadio de Francia en Saint Denis, un tiroteo sobre una zona de restaurantes y los asesinatos de la sala Bataclan.

Aquellos actos en Francia, como otros casos de atropellos masivos, fueron reivindicados por Estado Islámico como propios. Este grupo terrorista también tardó pocas horas en asumir la acción de Barcelona y atribuírsela a “soldados del califato”, (en plural) cuando todavía no se había hecho oficial siquiera el número de detenidos. Es habitual que Estado Islámico corra a hacer suyas estas acciones, pero también hay casos en los que no lo ha hecho.

Driss Oukabir

Inicialmente fueron arrestadas dos personas, un marroquí llamado Driss Oukabir vinculado al alquiler de la furgoneta de las Ramblas, y un melillense relacionado con la explosión de Alcanar. De madrugada fueron abatidos por disparos de la policía los cinco terroristas de Cambrils. Se desconoce si en este segundo grupo se encuentra el autor del atropello masivo de la ciudad condal, quien había logrado darse a la fuga. No optó por tanto por la inmolación o por atrincherarse hasta morir como ha sucedido en otras ocasiones, sino que optó por buscar una salida.

Para encontrarlo, los Mossos impidieron hasta medianoche que la gente saliera de los locales de las Ramblas en los que se habían refugiado tras el atropello. Las autoridades, que desplegaron una operación jaula en la zona, peinaron todos los comercios ante la sospecha de que el autor del ataque se hubiese escondido en uno de ellos.

Los investigadores creen que los terroristas cuentan con algún tipo de estructura y no obvian que las Ramblas es una zona con mucha presencia de ciudadanos magrebíes. Este argumento se barajó en las muchas reuniones antiterroristas celebradas durante la tarde y la noche del atentado.

El grupo lo formaban al menos ocho presuntos terroristas y la investigación se prolonga ya a los familiares de algunos de los implicados. Las fuerzas de seguridad ya cuentan con datos de varios allegados de Driss Oukabir, residentes en Barcelona, Girona y Ripoll. Según fuentes de la investigación, la Policía indaga sobre la posible implicación de uno de los hermanos, Moussa, nacido en el 13 de octubre de 1999. Tratan de averiguar si este le robó la documentación al detenido para alquilar en su nombre la furgoneta que se usó en el atentado. Este viernes ha sido detenida una tercera persona en Ripoll. Se desconoce de momento su identidad.

Imagen de Mousa Oukabir

Imagen de Mousa Oukabir

“Había más gente implicada, tenían un plan meditado con un plan A, un plan B y un plan C”, dice una de las fuentes consultadas por este periódico. A la espera del desarrollo de las pesquisas, una de las incógnitas es la relación entre la explosión de Alcanar y el atropello masivo. Los Mossos informan de que la deflagración (que causó un muerto y siete heridos) fue causa de una acumulación de gases.

El melillense vinculado a esta explosión no fue detenido hasta horas después del atropello, lo que lleva a pensar que no fue hasta ese momento cuando trazaron la conexión. Inicialmente todos los medios de comunicación informaron de la explosión en Alcanar como un suceso. Ahora se procederá a analizar con detalle lo que había dentro de la casa, que se vino abajo por la explosión. No se descarta que la célula hubiese almacenado en ese lugar elementos para llevar a cabo acciones terroristas.

A la espera de nuevas informaciones, los expertos en la lucha antiterrorista se inclinan por mantener el nivel 4 de alerta antiterrorista (riesgo alto de atentado terrorista) en el que permanece España desde junio de 2015 (el máximo es el nivel 5). Las fuentes consultadas se muestran más partidarias de reforzar y concretar el nivel actual que instarlarse en el máximo (que prevee recurrir al Ejército) durante un tiempo indefinido como han hecho otros países sin demasiado éxito.

Hasta Barcelona se desplazaron varios altos responsables de la lucha antiterrorista de la Policía y la Guardia Civil. Por parte de la Audiencia Nacional también lo hicieron el juez Fernando Andreu, que coordinará la investigación, y el fiscal jefe de ese órgano, Jesús Alonso. Paralelamente son varios los magistrados que han actuado este jueves sobre el terreno participando en el levantamiento de cadáveres.

Establecer el número definitivo de víctimas y proceder a su identificación es uno de los objetivos principales que se han marcado las autoridades. Advierten de que estas labores entrañan cierta dificultad dado que un gran número de los fallecidos y heridos son de nacionalidades extranjeras que encontraban de vacaciones y que no necesariamente llevaban encima su documentación en el momento del atentado. El idioma está siendo otro inconveniente, también para muchas familias que llaman a los teléfonos facilitados por la Generalitat para ofrecer datos de los afectados (900400012).